Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rehn defiende ante Eurocámara que la troika funciona "razonablemente bien" y seguirá en "futuro próximo"

Asegura que el compromiso con las reformas evitó el rescate completo de Eslovenia y España
El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha defendido este lunes en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara que la troika -formada por el propio Ejecutivo comunitario, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- funciona "razonablemente bien" en la gestión de los rescates de Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre y se mantendrá en un "futuro próximo".
Rehn ha sostenido que la clave del éxito de los rescates está en la apropiación de los planes de ajuste por parte de los países en crisis. "Irlanda y Portugal ilustran esto muy bien, y también España y Eslovenia, donde el fuerte compromiso con las reformas evitó la necesidad de un programa de ajuste macroeconómico", ha asegurado el responsable de Asuntos Económicos. La ayuda a España se limitó al sector bancario, mientras que Eslovenia ha esquivado el rescate.
"En contraste, la turbulencia política impidió los progresos en Grecia desde primavera de 2010 hasta el verano de 2012", ha agregado.
El interrogatorio de Rehn forma parte de una serie de audiencias organizadas esta semana por el Parlamento Europeo para examinar el trabajo de la troika y sus fallos en la gestión de los rescates. En su informe preliminar, la Eurocámara critica la falta de transparencia y legitimidad democrática de la troika y denuncia que los rescates han provocado un aumento de la desigualdad y el paro en los países en crisis.
"La troika funciona razonablemente bien en circunstancias difíciles y las instituciones implicadas deben continuar su trabajo en un futuro próximo", ha asegurado el comisario de Asuntos Económicos. El fin de la troika sólo podrá considerarse, ha proseguido, cuando se avance en la profundización de la unión económica y monetaria basada en más solidaridad, más responsabilidad y en un proceso "profundamente democrático".
Rehn ha alegado que los programas de recate "no marcaron el principio de la crisis, sino un principio de su solución" y "evitaron quiebras desordenadas con todas sus devastadoras consecuencias económicas y sociales". Los Estados miembros eran reticentes a crear un mecanismo de estabilidad, ha proseguido, y la Comisión les convenció para "evitar el colapso del euro".
A su juicio, el funcionamiento de la troika ha ido mejorando desde que se creó en 2010 para gestionar el rescate de Grecia y ha avanzado en materia de transparencia y rendición de cuentas. Asimismo, el vicepresidente de la Comisión ha defendido que la troika ha tenido en cuenta la cuestión de la justicia social a la hora de diseñar los planes de rescates, por ejemplo exigiendo que se combata el fraude fiscal.
La prueba de que los rescates han tenido éxito, según Rehn, es que "los diferenciales han caído de forma significativa" en las últimas subastas de deuda pública en Irlanda, Portugal y España, la confianza económica ha vuelto a su media a largo plazo y los indicadores muestran un "fortalecimiento de la recuperación en Europa". Además Irlanda ha dejado atrás su plan de ayuda y España saldrá formalmente el 23 de enero.
"Al mismo tiempo, quedan importantes problemas. El paro es intolerablemente alto en varios Estados miembros, incluso si hay signos de recuperación. Los esfuerzos de reforma siguen siendo necesarios para el crecimiento y la creación de empleo", ha avisado el comisario de Asuntos Económicos.