Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido envía una carta a la Embajada de Ecuador para reanudar las conversaciones bilaterales

El Ministerio de Exteriores de Reino Unido ha enviado una carta a la Embajada de Ecuador en Londres en la que solicita que se reanuden las conversaciones entre ambos gobiernos para solucionar la situación del fundador de Wikileaks, Julian Assange.
Según ha informado una fuente de la Cancillería británica a la cadena BBC, el objetivo de la misiva es, por un lado, reanudar las conversaciones bilaterales y, por otro, "calmar los ánimos".
Las autoridades ecuatorianas informaron de que el diálogo con las británicas se rompió la semana pasada, cuando Reino Unido amenazó con asaltar la Embajada en Londres para detener a Assange y extraditarle a Suecia, donde se le investiga por dos delitos sexuales.
Assange se encuentra en la misión diplomática desde el pasado 19 de junio, cuando solicitó el asilo político a Ecuador. El Gobierno de Rafael Correa se lo concedió hace una semana, pero Reino Unido se niega a entregarle un salvoconducto porque insiste en que tiene la "obligación legal" de extraditarle a Suecia.
"La situación podría acabar mañana mismo, si Reino Unido le da un salvoconducto, si no, puede durar meses y años", ha dicho Correa, en una entrevista concedida a la televisión británica.
Por su parte, el personal de la Embajada ha reiterado que Assange puede quedarse en la misión diplomática el tiempo que sea necesario. "Puede estar aquí ocho años o dos siglos, lo que él quiera", ha dicho una de las fuentes.
Assange solicitó asilo político argumentando que se encuentra en un "estado de indefensión" ante la posibilidad de que, una vez en Suecia, sea extraditado a Estados Unidos, donde supuestamente se está celebrando un juicio secreto, sin que Australia lo impida.
El fundador de Wikileaks asegura que es víctima de una "persecución política" por parte de Estados Unidos por revelar cientos de miles de documentos clasificados del Departamento de Estado sobre las guerras en Irak y Afganistán y sobre las relaciones diplomáticas con otros países.