Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido reitera su apoyo a Irak y anuncia que financiará cursos para entrenar a las fuerzas kurdas

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Philip Hammond, ha recalcado este lunes que Londres continuará apoyando al Gobierno iraquí en su lucha contra el grupo extremista Estado Islámico y ha anunciado que financiará cursos para entrenar a las fuerzas kurdas.
"Londres financiará un curso de cuatro semanas, impartido por una empresa británica, en el que se entrenará a 18 estudiantes de los peshmerga --las fuerzas de seguridad kurdas-- en la desactivación de explosivos", ha detallado.
"El Gobierno británico financió este mismo curso para miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes a principios de este año", ha agregado, antes de destacar que "los peshmerga están en el frente en la batalla contra Estado Islámico, y por ello es esencial que reciban apoyo internacional".
Así, Hammond ha sostenido que "dada la escala de la amenaza que suponen los explosivos improvisados, esta ayuda podría salvar vidas entre las fuerzas de los peshmerga y los civiles", tal y como ha informado el Ministerio de Exteriores a través de un comunicado.
"Estado Islámico es un grupo terrorista brutal que no representa al pueblo de Irak, a Oriente Próximo o a la fe islámica. La violencia de Estado Islámico no distingue entre culturas, países y religiones en sus ataques", ha criticado.
"Es vital que todas las comunidades de Irak trabajen juntas para superar estos desafíos. Para hacer eso, será importante que los ministros de Interior y Defensa sean nombrados rápidamente y que los ministros kurdos ocupen sus lugares en Irak", ha remachado Hammond.
Estado Islámico es una organización 'yihadista' nacida en Irak y relacionada --aunque no vinculada-- con la red terrorista Al Qaeda. Con la sublevación en 2011 contra el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, el grupo penetró en Siria y desde allí ha lanzado en las últimas semanas una ofensiva que le ha permitido hacerse con el control del norte y el oeste de Irak.
El grupo proclamó a finales de junio el Califato Islámico y nombró califa a su líder, Abú Bakr al Baghdadi. La nueva organización se declara Estado independiente y reclama que todos los musulmanes del mundo le juren fidelidad.