Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Reino Unido, ante las elecciones más inciertas en los últimos 35 años

Los conservadores británicos de David Cameron ganarían las elecciones generales británicas aunque sin lograr la mayoría absoluta, para lo que hubieran necesitado 19 escaños más en el Parlamento de Westminster, según un primer sondeo a pie de urna elaborado para las cadenas de televisión BBC, SKY e ITV. La situación provisional es la siguiente: los "tories" obtendrían 307 escaños, los laboristas, 255 y los liberaldemócratas, 59.
La intención es que durante la madrugada se conozcan los ganadores en el 96,5 por ciento de las circunscripciones, un porcentaje más que suficiente para conocer el color del futuro Parlamento, que previsiblemente legislará hasta 2015.
Si los resultados de este primer sondeo fueran los definitivos, según afirma el diario británico The Independent, se habría producido "la explosión de la burbuja de los liberal-demócratas" que, con Nick Clegg, se habían convertido en la gran sorpresa de la campaña electoral. Por otro lado, estas encuestas y también las decisivas elecciones se contemplan como un examen, como un veredicto final a los trece años consecutivos de Gobierno laborista o de 'new labour' que comenzaran cuando Tony Blair llegara a Downing Street preconizando la 'Tercera Vía'.
Paradójicamente podría producirse una situación similar a la de 1992, última victoria conservadora, cuando John Major diera la sorpresa a última hora y consiguiera formar Gobierno.
Lo que está claro es que Gran Bretaña necesita un Gobierno "fuerte" frente a la recesión y que los conservadores no han conseguido el enorme vuelco que esperaban hace solo un año. La remontada laborista se viene produciendo a lo largo de los últimos meses y la irrupción del tercer actor, los liberal-demócratas, no ha hecho sino complicar las cosas a David Cameron.