Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido convoca al embajador ruso tras la difusión del informe sobre el caso Litvinenko

"Lamentablemente, la investigación confirma lo que ya sospechábamos", afirma Downing Street
El Gobierno de Reino Unido ha decidido convocar al embajador de Rusia para expresarle su "profundo desagrado" por las conclusiones del informe sobre la muerte por envenenamiento del exespía de la KGB Alexander Litvinenko, que ve "probable" la implicación del presidente ruso, Vladimir Putin.
La ministra del Interior británica, Theresa May, ha explicado ante la Cámara de los Comunes que su Gobierno se toma muy en serio las conclusiones conocidas este jueves y que consideran que Litvinenko murió asesinado en Londres en una operación del FSB ruso.
Para May, se trata de "un incumplimiento flagrante e inaceptable de los principios más básicos del Derecho internacional y del comportamiento civilizado".
Además, ha tachado de "inaceptable" la nula disposición de Moscú para que los responsables rindan cuentas ante la Justicia y ha confirmado la convocatoria del embajador ruso en Londres, ante el cual el Ejecutivo de David Cameron expresará su "profundo desagrado" por todo lo que se ha venido conociendo.
La ministra ha afirmado que ya se ha puesto en contacto con los responsables de la Fiscalía para determinar qué medidas pueden adoptarse en cuanto a la extradición o la congelación de activos de los responsables del asesinato, según informa la cadena BBC.
CONFIRMA SOSPECHAS
La portavoz del primer ministro británico, David Cameron, también ha considerado "extremadamente preocupantes" las conclusiones del informe conocido este jueves, toda vez que estima que no es la forma en que un Estado debería comportarse, "más aún un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.
"Lamentablemente, la investigación confirma lo que el actual gobierno y los anteriores ya sospechaban", ha apuntado la portavoz, que ha dejado abierta la posibilidad a adoptar nuevas medidas contra Rusia al margen de las que ya aplica desde el año 2007.