Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reino Unido vive su segundo días de caos circulatorio por la nieve y el viento

Vista de Londres tras la intensa nevada. Los servicios meteorológicos ya han advertido de que la nieve puede superar los 20 centímetros en el noreste de Inglaterra, Gales y parte de Escocia. Foto EFEtelecinco.es
Reino Unido vive su segundo día de caos circulatorio por la nieve. Las nevadas unidas a las bajas temperaturas están causando graves problemas en la red de transporte británico. El temporal, el más intenso de los últimos 14 años, que azotó el sureste se está desplazando hacia norte y el oeste del país. Los servicios meteorológicos ya han advertido de que la nieve puede superar los 20 centímetros en el noreste de Inglaterra, Gales y parte de Escocia, además de que los fuertes vientos pueden agravar la situación.
Más de tres mil colegios se vieron obligados a cerrar sus puertas el lunes, mientras que muchos teatros del West-End londinense suspendieron sus funciones, incluidos algunos estrenos.
Este martes los autobuses han vuelto a circular, aunque con interrupciones en Londres, donde continúa interrumpido el servicio de metro en algunas líneas. El City Airport, de la capital, permanece cerrado hasta nuevo aviso y en los aeropuertos de Heathrow, Stanstead y Gatwick se anuncian numerosos retrasos y cancelaciones de vuelos.
Otros aeropuertos del país, como los de Southampton, Glasgow, Edimburgo y Aberdeen (estos tres últimos en Escocia), pueden sufrir también perturbaciones a lo largo de la jornada.
En vista del estado de las carreteras, las autoridades han aconsejado a los automovilistas que no viajen a menos que sea absolutamente necesario y que vayan bien preparados para cualquier eventualidad.
También se ha suspendido el servicio en algunas líneas de tren, especialmente en el sur de Inglaterra, mientras que el Eurostar, que une a Londres con el continente a través del canal de la Mancha, sufren perturbaciones.
Críticas de la oposición por la paralización del transporte de Londres
El portavoz para los Transportes del partido Liberal Demócrata, Norman Baker, se lamentó de la falta de preparación mostrada por las autoridades.
"He podido viajar desde Estocolmo hasta el Círculo Artico en un tren que sólo sufrió un retraso de cinco minutos mientras que este país se hunde en el caos en cuanto asoma la primera nieve", criticó Baker.
Muchos londinenses que no pudieran llegar el lunes a sus trabajos al fallar todos los transportes públicos hablaron de una situación "propia de un país tercermundista". El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, reconoció que la capital no dispone de la maquinaria y las infraestructuras necesarias para hacer frente a una nevada como la del lunes.
El director general de las Cámaras de Comercio Británicas, David Frost, acusó a las autoridades de "excesiva complacencia" ante el impacto de la nieve y se quejó del fuerte costo económico.
La Federación de Pequeños Empresarios calcula que un 20 por ciento de la población laboral activa del Reino Unido -es decir, unos 6.4 millones de personas- no pudo llegar el lunes al trabajo.
La compañía aérea British Airways, que se vio obligada a cancelar el lunes sus vuelos desde Heathrow, registró una caída del 3,3 por ciento del valor de sus acciones y la misma suerte sufrieron algunas empresas ferroviarias.ZA