Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renzi dice que el ajuste que le exige Bruselas es sólo de 2.000 millones y critica las "cartas secretas"

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha asegurado este jueves que el ajuste adicional que le exige la Comisión Europea para no tumbar su presupuesto de 2015 es "de 1.000 o 2.000 millones" de euros que "podemos poner mañana". Renzi ha criticado además a Bruselas que envíe "cartas secretas" con sus avisos presupuestarios.
"Respecto al fondo de la discusión, me parece que no hay grandes problemas. Estamos discutiendo de 1.000 o 2.000 millones de diferencia. Nosotros podemos ponerlos mañana", ha dicho Renzi en declaraciones a la prensa a su llegada al Consejo Europeo.
Renzi ha rechazado las críticas del presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, por publicar el contenido de la carta, que es el primer paso para que Bruselas tumbe el presupuesto italiano, y le ha reprochado que fuera él el primero en filtrar al periódico Financial Times que había enviado avisos a Francia, Italia, Eslovenia, Austria y Malta.
El primer ministro italiano ha reclamado la "transparencia total" y ha dicho que el Gobierno de Roma publicará todos los documentos que le lleguen de Bruselas. "El tiempo de las cartas secretas ha terminado", ha resaltado.
En su carta remitida a Roma, el comisario de Asuntos Económicos, Jyrki Katainen, sostiene que su proyecto de presupuesto "vulnera las exigencias que impone a Italia la parte preventiva del Pacto de Estabilidad y Crecimiento". Ello es así porque se aplaza dos años, de 2015 a 2017, el objetivo del equilibrio presupuestario y por tanto se ralentiza la reducción del nivel de deuda.