Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renzi y Merkel rechazan los planes de Austria de construir una valla fronteriza

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y la canciller alemana, Angela Merkel, han expresado este jueves su rechazo a los planes de Austria de construir una valla en la frontera con Italia, al tiempo que han coincidido en la necesidad de una "política seria" por parte de la UE en materia migratoria.
Renzi ha sostenido que la idea de Austria de construir una valla en Brennero es "una posición equivocada, anacrónica y no justificada por ninguna emergencia". El primer ministro ha defendido que actualmente no hay ninguna emergencia migratoria en Italia que, según ha dicho, en 2015 recibió 26.000 inmigrantes, solo 1.000 más que en 2014.
La postura de Austria respecto a la inmigración "va contra la lógica y contra la historia", ha insistido Renzi, para quien "Brennero es mucho más que una frontera, es un símbolo".
Por su parte, Merkel también se ha mostrado contraria al "cierre de fronteras" y ha defendido la necesidad de "respetar la dignidad de las personas". La canciller ha insistido en que hay que "repartir la carga" ya ha asegurado que Alemania comparte las últimas propuestas de Italia en materia migratoria "aunque tenemos ideas distintas sobre los instrumentos de financiación" de las mismas.
"Europa debe demostrar que es una fuerza válida en el mundo", ha sostenido Merkel, subrayando que igual que se han hecho avances en el euro también hace falta alcanzarlos en el aspecto migratorio y defender Schengen y las fronteras exteriores. "De lo contrario se corre el riesgo de volver a caer en los nacionalismos Está en juego el futuro de Europa", ha prevenido.
En este sentido, Renzi ha indicado que Italia y Alemania coinciden en "la necesidad de tener un enfoque respecto a la inmigración cargado de valores humanos, de dignidad, para ofrecer una propuesta política como UE que sea seria, creíble y de largo plazo".