Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reporteros Sin Fronteras pide "apoyo" y "protección" a los periodistas por parte de las autoridades locales

La responsable de Investigación de Reporteros Sin Fronteras (RSF), Lucie Morillon, ha denunciado que el Estado Islámico "ejerce una violencia indiscriminada contra los periodistas, a quienes no duda en secuestrar, torturar y asesinar". Por ello, reclama el "apoyo" y la "protección" de las autoridades locales para que puedan desarrollar su labor.
Estas declaraciones llegan tras el asesinato de Mohanad Al-Aqidi, cuyo cadáver fue trasladado a un centro médico forense de Mosul y, posteriormente, entregado a su familia. Se trata del segundo asesinato en apenas dos días, después de la ejecución pública del cámara Raad Mohamed Al-Azaoui en Samara.
El cuerpo de Al-Aqidi presentaba signos de tortura y varios disparos en la cabeza. De acuerdo con el comunicado emitido por la ONG, el reportero había estado detenido en la cárcel de Badush, que está siendo utilizada por el Estado Islámico para detener a cientos de prisioneros secuestrados desde el comienzo de la ofensiva en Irak.
"Las atrocidades del Estado Islámico van en claro aumento, aunque se desconoce la suerte de algunos de los periodistas detenidos", añade Morillon. Según el Observatorio de Libertades Periodísticas (FJO, por sus siglas en inglés), el Estado Islámico ha asesinado a dos periodistas iraquíes y ha detenido (o secuestrado) a otros nueve en Mosul.
Mientras tanto, en Siria el grupo terrorista ha asesinado ya a dos periodistas estadounidenses y a ocho periodistas sirios, y tiene actualmente secuestrado a un periodista estadounidenses y nueve sirios.