Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

República Centroafricana volverá a exportar diamantes tres años después

República Centroafricana reanudará las exportaciones de diamantes tres años después de que se impusiese un embargo a las ventas por considerarlas fuente de financiación de grupos armados, lo que le permitirá volver a recaudar cada año decenas de millones de euros.
El golpe de Estado perpetrado en 2013 por los rebeldes de Séléka --de mayoría musulmana-- y los combates posteriores entre estos milicianos y los anti-balaka --principalmente cristianos-- sumieron al país africano en el caos social, político y económico.
El Proceso de Kimberley, que examina la procedencia de los diamentes y el destino del dinero que se obtiene con ellos, impuso un veto para las piedras centroafricanas, pero el ministro de Minas, Leopold Mboli Fatrane, ha confirmado este lunes en la radio estatal un levantamiento parcial de dicho embargo.
Esta moratoria comenzará a aplicarse en la región de Berberati, en el sur de República Centroaficana, y el ministro espera poder ampliarla "muy rápidamente" a otras zonas, si bien ha admitido que el Proceso de Kimberley exige seguir "ciertas condiciones". "Debemos separar los denominados 'diamantes de sangre' de los que no lo son", ha añadido.
En este sentido, Mboli Fatrane ha explicado que en el caso de Berberati sí se ha podido garantizar la "trazabilidad", lo que permitirá un primer envío de 3.700 quilates.
Un grupo de expertos de la ONU alertó en septiembre que el comercio ilegal de diamantes aún sirve para financiar a grupos armados y constituye una fuente de inestabilidad tanto para República Centroafricana como para los vecinos Camerún y Chad.
El presidente centroafricano, Faustin-Archange Touadera, se ha marcado entre sus objetivos reavivar la delicada economía nacional. Según el Proceso de Kimerbely, República Centroafricana exportó oficialmente casi 318.000 quilates de diamantes en 2012, con un valor total de 62 millones de dólares (54,6 millones de euros al cambio actual).