Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan a los dos empresarios españoles que permanecían en el hotel Oberoi

Los dos empresarios españoles, Rengifo y De la Joya, cruzaron el cordón de seguridad que rodea el Oberoi, tras el que los esperaban responsables de la empresa Isolux en la India.Tras abrazarse a ellos, los dos empresarios fueron introducidos en un automóvil que los sacó del lugar. Rengifo, director de Construcción Internacional de Isolux-Corsán, y De la Joya, consejero delegado de Ferrovial-Agromán, se vieron sorprendidos por el asalto al Oberoi el pasado miércoles por la noche cuando se encontraban en una habitación del piso decimocuarto del establecimiento hotelero.
Liberación del hotel Oberoi
El director general de la Guardia de Seguridad (NSG), J. K. Dutt, ha explicado a los medios que, tras matar a dos terroristas, los agentes tomaron el control del establecimiento y que ahora están comprobando que no hay riesgos para los atrapados en el interior. "Estamos intentando desactivar las granadas de mano que todavía no han explotado", ha explicado Dutt.
Decenas de personas atrapadas -93, según la agencia india PTI-, entre ellas los dos empresarios españoles, ya han sido evacuadas ante la atenta mirada de decenas de medios de comunicación, familiares y curiosos. El jefe del comando ha indicado que han encontrado 24 cadáveres en el interior del hotel.
Mientras, los últimos terroristas continúan defendiéndose de los comandos en el lujoso hotel Taj y en el centro de rezo judío de la Nariman House, donde una docena de comandos entró esta mañana desde el tejado.
Asalto a Nariman House
En la Nariman House, los comandos han realizado un agujero en el muro exterior del edificio para poder entrar. Horas antes se habían producido varias explosiones y disparos realizados con armas automáticas contra los terroristas, atrincherados en la tercera planta.
 Las fuerzas de seguridad indias han encontrado dentro los cadáveres de cinco rehenes  y han abatido a dos terroristas, según una fuente oficial. El director general de la Guardia de Seguridad Nacional, J. K. Dutt, ha asegurado a la agencia india IANS que sus comandos deben todavía inspeccionar la tercera planta del edificio -de cinco- para dar la operación por concluida.
Nuevos tiroteos en el hotel Taj
El tercer punto de conflicto es el hotel Taj, un emblemático edificio que da la bienvenida a Bombay a las puertas del mar Arábigo, y que ha registrado por la mañana nuevas explosiones y tiroteos.
Un comando de marina que ha concedido una rueda de prensa en el exterior, afirma haber visto entre 12 y 15 cadáveres en el transcurso de los combates contra los terroristas. "Es obvio que recibieron entrenamiento en alguna parte. No todo el mundo es capaz de utilizar esas armas. Y además conocían el diseño del hotel. Como si lo hubieran estudiado antes. Estaban determinados, sin remordimientos", ha observado el comando.
En el hotel Taj hay todavía un terrorista con dos rehenes en su poder, según el general Noble Thamburaj, quien dijo también que casi todos los huéspedes y el personal del hotel han sido ya rescatados.
Según el comando, las fuerzas de seguridad han hallado en poder de los terroristas ya abatidos varias tarjetas de crédito, dólares, carnés de identidad de las islas Mauricio y frutos secos.
Los ataques, registrados el pasado miércoles por la noche, fueron ejecutados contra diez puntos de la ciudad por más de 20 terroristas y han causado 146 muertos y 387 heridos hasta el momento. Ocho de los muertos son extranjeros (tres ciudadanos alemanes, un australiano, un japonés y un canadiense, mientras que se desconoce la procedencia de los otros dos fallecidos) y 22 han resultado heridos.
Miradas hacia Pakistán
El primer ministro de la India, Manmohan Singh, aseguró el jueves que los terroristas tienen su base "fuera de la India", una alusión que en el pasado ha hecho referencia a Pakistán, cuyo primer ministro, Yusuf Razá Guilani, habló telefónicamente con Singh para expresarle sus condolencias.
Por su parte, el portavoz de los servicios secretos paquistaníes (ISI), Zafar Iqbal, aseguró que "Pakistán no está involucrado en los atentados de Bombay" y reprochó a las autoridades indias que "constantemente acusen a Pakistán de estar detrás" de este tipo de ataques. 
El primer ministro, Manmohan Singh, ha negado implícitamente credibilidad al grupo integrista islámico Deccan Muyaidín, una organización desconocida que toma su nombre de una meseta del sur de la India y que había reivindicado la autoría de los atentados.
El Gobierno indio ha declarado el "estado de guerra". "Consideramos que los ataques terroristas en Bombay son una acción de guerra y afrontamos la situación como si fuera un estado de guerra", ha declarado el ministro del Interior, Sriprakash Jaiswal, a la prensa. "Queremos garantizar a la población que daremos una respuesta adecuada a los terroristas", ha añadido. Igualmente, el Gobierno regional de Maharashtra ha decretado el toque de queda en el centro de Bombay y ha declarado un día de libranza para los empleados públicos.
LA/KOD