Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Residentes de Rafá bloquean una carretera en protesta por el ataque contra una comisaría en el Sinaí

Residentes egipcios de la localidad de Rafá, ubicada en la frontera entre Egipto y la Franja de Gaza, se han reunido durante la noche en la plaza de Sadat y han bloqueado la carretera para evitar que los camiones se dirijan hacia el puesto fronterizo, tras el ataque perpetrado presuntamente por un grupo yihadista contra una comisaría situada en la frontera entre Egipto e Israel, en la región del Norte del Sinaí, que se ha saldado con 16 agentes de Policía egipcios muertos y al menos siete heridos.
Algunos de los manifestantes han dicho al diario egipcio 'Al Ahram' que se niegan a aceptar insultos contra el Ejército egipcio y que sacrificarán su sangre "para defender a los soldados del país". Cientos de personas se han dirigido al hospital Arish, donde están ingresados los soldados heridos, para donar sangre.
El ataque contra la comisaría ha sido ejecutado al parecer "por elementos yihadistas que se infiltraron desde Gaza a través de túneles", según ha afirmado un responsable del aparato de seguridad egipcio citado por la agencia oficial de noticias egipcia, MENA.
En el ataque, el presunto grupo yihadista se hizo con el control de dos vehículos blindados con los que embistieron contra la valla de la frontera para penetrar en territorio israelí. Efectivos del Ejército israelí se han enfrentado a los invasores y la aviación israelí ha bombardeado uno de los dos todoterrenos blindados.
El Ejército israelí respondió de inmediato al ataque y nada más cruzar la frontera se produjo un tiroteo. La aviación respondió también con rapidez y el segundo blindado fue bombardeado. El Ejército israelí ha informado de que al menos tres milicianos han muerto y de que no hay ningún israelí herido.
Durante el suceso, las fuerzas de seguridad israelíes ordenaron a los residentes en el área de Kerem Shalom --cerca de la frontera con Egipto y la Franja de Gaza-- que permanecieran en sus casas ante el peligro de que los asaltantes intentaran llevar a cabo un secuestro.
La situación parece estar en calma a primera hora de la noche, después de que la portavoz del Ejército Avital Leibovich haya asegurado que "no hay terroristas en la zona". "Hay algunas comunidades alrededor, y se ha pedido a los residentes que permanezcan en sus casas", ha apuntado.
Además, otro portavoz del Ejército israelí, Yoav Mordechai, ha asegurado que los atacantes podrían pertenecer a un grupo yihadista, aunque ha aclarado que aún no se ha podido identificar a qué formación pertenecían. Asimismo, ha dicho que las Fuerzas Armadas israelíes están en contacto con las autoridades egipcias y que "ambas están analizando lo que ha ocurrido".
Tras el incidente, el ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, ha señalado que el ataque "es una nueva muestra de la necesidad de que Egipto tome medidas firmes para imponer la seguridad y evitar el terrorismo en el Sinaí". Por su parte, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, ha convocado en la noche del domingo una reunión de urgencia con miembros del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas del país para analizar el ataque, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.