Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Riad sustituye a Bandar bin Sultán como jefe de los Servicios de Inteligencia

La Casa Real saudí ha anunciado este martes la renuncia a su cargo del jefe de los Servicios de Inteligencia, el príncipe Bandar bin Sultán, quien ha sido sustituido por su 'número dos', Yusef bin Alí al Idrisi, según ha informado el diario 'Saudi Gazzete'.
Bin Sultán fue embajador en Estados Unidos entre 1983 y 2005, cuando fue nombrado director del Consejo Nacional de Seguridad saudí. Además, fue puesto al frente de los servicios de Inteligencia en 2012. El decreto no especifica si seguirá al frente del primer organismo.
Por su parte, Al Idrisi ha sido subdirector de los servicios de Inteligencia desde el 5 de octubre de 2012, cuando reemplazó al príncipe Abdul Aziz bin Bandar. Fue ascendido en julio de 2013 a general a través de un decreto real.
La salida del cargo de Bin Sultán tiene lugar meses después de que afirmara que Estados Unidos estaba llevando a cabo "un gran giro" en sus políticas en Oriente Próximo, lo que derivó en un episodio de tensiones diplomáticas entre ambos países, aliados desde hace décadas, tal y como ha recordado la agencia británica de noticias Reuters.
El ya exjefe de Inteligencia ha encabezado los esfuerzos de apoyo de Riad a los grupos opositores armados que combaten contra el Ejército y los grupos progubernamentales sirios para derrocar al presidente, Bashar al Assad.
Asimismo, ha estado directamente involucrado en el apoyo saudí al Gobierno interino surgido en Egipto tras el golpe de Estado que derrocó en julio de 2013 al entonces presidente, Mohamed Mursi, quien apenas un año antes se había convertido en el primer presidente electo del país.
Sin embargo, y a pesar de sus lazos con Washington y sus relaciones personales con varios líderes mundiales desde hace décadas, ha sido considerado en ocasiones como una figura incómoda por sus críticas a Occidente por lo que consideró un escaso apoyo a los rebeldes sirios.
El apoyo saudí a estos grupos, que incluye la entrega de armas, financiación y entrenamiento, se ha visto minado en los últimos meses por los combates internos entre las brigadas opositoras, algunas de las cuales mantienen vínculos con la organización terrorista Al Qaeda.
A principios de este año, Riad ha reposicionado su política en Siria para centrarse principalmente en evitar los riesgos para el país derivados del fortalecimiento de estos grupos, una posición impulsada por el ministro del Interior, el príncipe Mohamed bin Nayef.