Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodrigo Duterte asume el cargo de presidente de Filipinas

Rodrigo Duterte, quien fue alcalde de la ciudad filipina de Dávao, ha asumido este jueves, 30 de junio, el cargo de presidente, tomando el testigo de Benigno Aquino en el Palacio de Malacañang, en la capital, Manila.
Duterte, el decimoséptimo presidente de Filipinas, se ha reunido con Aquino, a quien se le han entregado los honores de salida del Gobierno, antes de comenzar la ceremonia, en los jardines del palacio.
El asociado del Tribunal Supremo Bienvenido Reyes ha sido el encargado de administrar el juramento de Duterte en el salón de ceremonias Rizal del palacio, al que han asistido 627 invitados. En su discurso inaugural Duterte ha enumerado lo que considera las enfermedades de la sociedad filipina, desde la corrupción --a todos los niveles del Gobierno--, hasta la delincuencia, pasando por la venta de drogas o las violaciones de la ley y el orden.
"Tenemos que escuchar los murmullos del pueblo, sentir su pulso, cubrir sus necesidades, fortificar su fe y confianza en nosotros", ha asegurado Duterte, según recoge el diario filipino 'Phil Star'.
Ante las críticas que sostienen que coqueteará con la dictadura una vez convertido en presidente, Duterte ha advertido de que es consciente de los límites asociados a su cargo. "Sé los límites del poder del presidente. Sé lo que es legal y lo que no", ha añadido.
El pasado 9 de mayo, Duterte salió vencedor de unas elecciones a las que llegó con una campaña cargada de promesas contra la delincuencia. En su particular cruzada contra la criminalidad, Duterte se comprometió a respaldar a los agentes de Policía que maten a narcotraficantes, y dijo que sería capaz de acabar con la delincuencia y el narcotráfico en seis meses.
Desde que fue elegido presidente, las autoridades policiales han reconocido un aumento en el número de presuntos narcotraficantes abatidos de forma exponencial.
Duterte, que se autodefine como "socialista", es el primer presidente filipino nacido en la isla de Mindanao, una región muy pobre del sur del país. Durante su campaña se ha forjado el apodo de 'Trump del Este' por sus polémicas declaraciones.