Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Romney tacha a Trump de "fraude" en un mensaje a los republicanos

El excandidato presidencial estadounidense Mitt Romney ha decidido implicarse en las primarias para las elecciones de este año y, en una clara advertencia a sus compañeros de partido, ha catalogado de "fraude" y "farsante" al favorito a obtener la nominación, el polémico empresario Donald Trump.
Conocida es la enemistad entre ambos, a pesar de que Trump respaldó la candidatura de Romney en las elecciones de 2012. Cuatro años después, ambos se han enzarzado en varias discusiones públicas que, por parte del magnate, han estado salpicadas de insultos.
El exgobernador de Massacussetts ha decidido bajar a la arena política con un discurso en Utah en el que cuestionará la validez de Trump como candidato. En su opinión, es un "farsante" y un "fraude" que "toma a los estadounidenses por tontos", según extractos del discurso difundidos por los medios.
"Sus promesas tan sólo sirven para una carrera en la Universidad de Trump", menciona Romney, que alerta de las opciones de victoria que tendría en noviembre la previsible aspirante demócrata, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton. Según el exgobernador, Trump "no tiene el carácter ni el juicio para ser presidente".
Romney todavía no ha dado su apoyo a un candidato concreto en la carrera actual hacia la Casa Blanca, en la que sólo sobreviven cinco aspirantes. Además de Trump, persisten los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, el gobernador de Ohio, John Kasich, y el cirujano Ben Carson, aunque este último ya ha tirado oficiosamente la toalla.
CRÍTICAS A ROMNEY Y EL 'ESTABLISHMENT'
El empresario ha respondido al discurso antes siquiera de que Romney lo pronuncie y ha cuestionado en Twitter que un candidato que ha "fracasado" dos veces y le "imploró" su apoyo en 2012 sea ahora un "buen mensajero" para dar recomendaciones al Partido Republicano.
Trump, que ha reforzado sus aspiraciones a base de polémicas y victorias en las primarias, ha insistido en que él es "el único" que puede batir a Clinton y ha criticado al "establishment" que quiere "matar" su impulso.