Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff elogia la intervención de las Fuerzas Armadas en el Complejo de Maré, que ya ha dejado 162 detenciones

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha elogiado la intervención de las Fuerzas Armadas en el proceso de pacificación del Complejo de Maré, una de las favelas más grandes de Río de Janeiro, que ha dejado un total de 162 detenciones desde el pasado 21 de marzo --más de 10 arrestos diarios en esta primera fase--.
Según la mandataria brasileña, unos 2.500 militares ayudan a "preservar la seguridad" de los residentes, en lo que considera una demostración de "compromiso con la nación", al "brindar pleno apoyo a la seguridad pública" en una zona dominada por grupos de narcotraficantes que se imponen a través de la violencia.
Este mismo viernes, la policía militar ha informado de la cifra total de detenidos durante la primera fase de su intervención, pocas horas antes de que efectivos de las Fuerzas Armadas entren en el grupo de favelas, algo que está previsto para las primeras horas de este sábado. Entre los detenidos, 13 tenían órdenes de arresto emitidas.
De acuerdo estas cifras facilitadas por las fuerzas de seguridad, también han sido capturados 51 menores de edad y un total de 16 sospechosos fueron abatidos --y otros 8 heridos-- en alguno de los 36 enfrentamientos registrados entre los delincuentes y la Policía en los últimos 15 días.
De la misma forma, en las redadas llevadas a cabo en esta fase del operativo, las fuerzas de seguridad han decomisado más de 1,5 toneladas de marihuana, unos 30 kilos de cocaína y otros cinco de 'crack'. Asimismo, han hallado diez fusiles, 63 pistolas, 19 revólveres, dos pistolas y 24 granadas.
La toma del Complejo de Maré se enmarca en el operativo que las autoridades cariocas lanzaron hace semanas para recuperar las favelas de la zona norte. "Los últimos 40 años estaban olvidadas por el poder público, no podíamos tolerar que siguiera así", ha explicado el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral.