Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff y Neves intercambian acusaciones y elevan el tono en su primer cara a cara en televisión

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección Dilma Rousseff y el líder opositor Aécio Neves se han enfrentado por primera vez en televisión este martes en un debate marcado por el intercambio de acusaciones y un tono de tensión creciente, en línea con el empate técnico entre ambos que muestran las encuestas.
Siguiendo en la línea de los debates anteriores a la primera vuelta electoral, en los que también participaban candidatos de otros partidos, Neves ha querido presentarse como el candidato del cambio, más si cabe ahora que cuenta con el apoyo de la ex candidata Marina Silva y de su entorno; el Partido Socialista Brasileño (PSB) y Rede Sustentabilidade.
"Sabré honrar cada uno de los compromisos que hemos asumido", ha dicho en referencia a Silva. También ha tenido unas palabras de agradecimiento por el "valiente" apoyo de Renata Campos, la viuda del ex candidato socialista a la presidencia, Eduardo Campos, fallecido en accidente de avión en agosto.
En varias ocasiones ha repetido que él ya no es el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) sino el representante del cambio que pide la sociedad: "La gente por la calle me pide que la libere del PT", ha llegado a decir. Neves se ha mostrado aparentemente más confiado que Rousseff, que ha centrado sus argumentos en alertar de que una victoria del PSDB pondría en peligro los derechos de los trabajadores, así como logros sociales como el 'Bolsa Familia' o los programas de vivienda social.
La corrupción ha sido, una vez más, uno de los temas centrales del debate. Neves ha atacado a Rousseff citando la operación 'Lava jato' en Petrobras, recordando que recientemente el ex director Paulo Roberto Costa aseguró que el PT recibía alrededor del 3% del valor de los contratos.
Rousseff ha contestado que su "indignación" respecto a lo que ha pasado en la compañía estatal es "la misma" que sienten todos los brasileños, pero ha recordado que su Gobierno ha puesto en marcha varias leyes para que deje de haber impunidad, y que gracias a éstas ha sido posible conocer estos casos de corrupción.
Además, le ha rebatido mencionado el polémico caso del aeropuerto de Claudio, en el estado de Minas Gerais, construido en los terrenos de un tío de Neves. Ha sido uno de los momentos más tensos del debate, pues Neves ha acusado a la presidenta de ser "irresponsable" y de basar su campaña en las mentiras y el "todo vale".
Precisamente el estado de Minas Gerais, en el que Neves fue gobernador, ha sido uno de los protagonistas del debate. El candidato del PSDB suele referirse a los altos índices de aprobación con los que dejó el cargo y la buena situación de la sanidad y la educación respecto a otros estados brasileños. Sin embargo, tal como le ha recordado Rousseff, los mineiros no le votaron, y en las pasadas elecciones el PT arrasó en el primer turno. "Por algo será", ha zanjado la presidenta.
El debate realizado en la cadena de televisión Band ha sido el primero de los cuatro que se celebrarán de aquí a la cita electoral del 26 de octubre, cuando los brasileños decidirán quién les gobernará durante los próximos cuatro años.