Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rousseff y Neves se disputarán la Presidencia en segunda vuelta

La actual presidenta y candidata a la reelección por el Partido de los Trabajadores (PT), ha sido la candidata más votada en la primera vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas  con un 41,53% de los votos, por delante del candidato del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, que ha logrado un 33,63% de apoyo, según datos oficiales difundidos por el Tribunal Superior Electoral correspondientes al 84,36% del escrutinio. Rousseff ha dicho que ha entendido el mensaje de la calle y de las urnas pidiendo cambios. Por su parte, Neves, ha advertido de que no tienen que haber dispersión de votos porque aún están "a mitad de la travesía".

En base a estos resultados, publicados por el organismo electoral a través de su página web, la candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB), Marina Silva, ha quedado en tercer lugar con un 21% de las papeletas.
La votación ha sido la séptima elección presidencial desde el fin del Gobierno militar en 1985, y debido a que ningún candidato ha obtenido más del 50% de los votos válidos en la primera ronda, habrá una segunda vuelta el 26 de octubre.
Además de la elección presidencial, los votantes escogen a 27 gobernadores estatales, 27 senadores, 513 representantes parlamentarios, 1.059 legisladores estatales y 24 legisladores para el distrito federal de Brasilia.
Rousseff promete ideas nuevas
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha afirmado que ha entendido el mensaje de la calle y de las urnas pudiendo cambios por lo que su nuevo Gobierno traerá ideas nuevas: "Haré todos los cambios necesarios para que la vida de casa brasileño y de cada brasileña mejore una vez más", ha asegurado en rueda de prensa desde Brasilia tras proclamarse vencedora.
Mencionando las peticiones de la calle, Rousseff ha hecho una velada referencia a las masivas protestas de junio de 2013, que, entre otras cosas, demandaban reformas profundas en el sistema político.
Así, ha recordado algunas de sus propuestas más emblemáticas y ha dicho tener claro que el país necesita sacar adelante la reforma política, "la madre de todas las reformas".
En este sentido, ha remarcado que Brasil no quiere de vuelta "los fantasmas del pasado" y que el Partido de los Trabajadores (PT) está "de brazos abiertos" para recibir los apoyos necesarios para derrotarlos.
La presidenta no ha perdido ni un minuto en adaptarse al nuevo escenario y ha atacado duramente al partido de Neves, que, en su opinión, cuando gobernó sólo lo hizo "para un tercio de la población, olvidando a los más necesitados".
Neves pide que no haya dispersión de votos
El candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) a la Presidencia de Brasil, Aécio Neves, ha expresado su gratitud después de que los brasileños le hayan permitido competir en la segunda vuelta, pero ha advertido que no tiene que haber dispersión porque aún está "a mitad de la travesía", parafraseando las palabras de su abuelo, Tancredo Neves, cuando fue investido presidente.
Neves no ha querido hablar de posibles alianzas, y preguntado por un eventual apoyo socialista por parte de la viuda de Eduardo Campos, Renata Campos, ha remarcado que esperará a este lunes para hablar de pactos. Además, ha avanzado que su campaña tendrá un tono positivo: "Mi campaña no es contra nadie, es a favor de Brasil (...) yo no hago política del miedo", ha dicho.
En sus primeras palabras tras conocerse los resultados, Neves ha asegurado que su proyecto político ya no es un proyecto de un partido, sino "de todos los brasileños", y ha añadido que se siente honrado por representar las ansias de cambio que han demostrado los electores.
Silva debatirá a quién apoyar
La candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB) a la Presidencia, Marina Silva, que ha quedado excluida de la segunda vuelta, ha afirmado que su partido se reunirá para discutir a qué candidato respalda en el 'balotaje'.
"El programa es la base de cualquier diálogo. Nuestro partido se reunirá de forma individual y de forma colectiva (para tratar este asunto), y queremos que el proceso se mantenga unido", ha destacado, según ha informado la cadena de televisión brasileña UOL.