Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia rechaza imponer una zona de exclusión aérea en Siria porque incurriría en una "violación de la soberanía"

Rusia rechaza imponer una zona de exclusión aérea en Siria, como ocurrió en Libia el pasado año, porque incurriría en una "violación de la soberanía" siria, según ha confirmado el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov.
En una entrevista concedida a la cadena Sky News Arabia y que se emitirá este sábado, Lavrov ha acusado a Estados Unidos, Turquía y Jordania, los principales partidarios de implantar una zona de exclusión aérea en Siria para evitar los bombardeos de las fuerzas aéreas del régimen sobre los reductos rebeldes, de mantener una postura "irresponsable" por pretender "acabar" con la Convención de Ginebra.
La solución para el conflicto en Siria debe estar basada en el respeto de las normas internacionales, en la unidad del territorio sirio y en la ausencia de interferencias externas en los asuntos domésticos de Siria, ha recalcado Lavrov, en referencia a los argumentos a los que Rusia y China han recurrido en los sucesivos vetos a las resoluciones de condena desde el Consejo de Seguridad de la ONU contra el Gobierno de Bashar al Assad.
"Hay que solucionar los asuntos de la seguridad civil mediante métodos auspiciados por el derecho humanitario internacional", ha aseverado el titular de la cartera de Exteriores rusa. "Pero si intentas crear zonas de exclusión aérea y zonas de seguridad con propósitos militares amparándote en la crisis internacional, esto sí que es inaceptable", ha reprochado Lavrov en clara alusión a Estados Unidos, Turquía y Jordania.
En su visita la semana pasada a Turquía, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, valoraron seriamente la posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea similar a la implantada en Libia el pasado año con parecidos fines y acordaron mantener "intensas planificaciones operacionales" de cara a los próximos movimientos en esta línea.
Por último, Lavrov ha alabado el "más importante de los consensos" alcanzado entre los países árabes, Occidente y Rusia, China y Turquía a la hora de elegir al diplomático argelino Lajdar Brahimi para ser el futuro enviado de la ONU y la Liga Árabe para Siria.