Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia pide a la comunidad internacional que se abstenga de "provocaciones" en la frontera con Corea del Norte

El viceministro ruso de Defensa, Anatoli Antonov, ha pedido a la comunidad internacional que se abstenga de emprender "provocaciones y acciones emocionales" cerca de la frontera con Corea del Norte en medio de las tensiones actuales sobre los ensayos balísticos del régimen de Pyongyang para no inflamar la situación.
"No se puede emprender acciones emocionales algunas muy cerca de la frontera de Corea del Norte, no hay que provocarlos", declaró al intervenir en la Conferencia Internacional de Seguridad en la Cuenca del Pacífico celebrada en Singapur. "Solo podría empeorar la situación aún más", ha aseverado en declaraciones recogidas por la agencia rusa Sputnik.
Al mismo tiempo y sin embargo el viceministro subrayó que Rusia "no puede aceptar las ambiciones nucleares de Corea del Norte", supuesto objetivo final de las pruebas con proyectiles de largo alcance emprendidas por Pyongyang durante los últimos meses, contraviniendo las sanciones de la comunidad internacional. "Apoyamos por completo todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU al respecto", recalcó.
Además, Antonov subrayó que Rusia "hará todo lo posible para que Pyongyang forme parte del Tratado de no proliferación de armas nucleares, que sea un país que no tiene armas nucleares". El viceministro ruso señaló que la "única posibilidad es continuar una presión positiva hacia el Gobierno de Corea del Norte sobre no proliferación y el programa nuclear".
AntOnov ha añadido sin embargo que la situación en la península coreana provoca una seria preocupación, sin embargo, no ve necesaria una "reacción militar excesiva a las acciones de Pyongyang", y sospechó que las sanciones internacionales esconden un objetivo político más allá de la protección ante un posible ataque nuclear norcoreano.
"Consideramos categóricamente inadmisibles los intentos de usar los programas nucleares norcoreanos como un pretexto para cambiar el balance político-militar en la región", recalcó.