Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia condena el "asesinato bárbaro" del periodista James Foley por parte del Estado Islámico

El Ministerio de Exteriores de Rusia ha condenado este viernes el "asesinato bárbaro" del periodista estadounidense James Foley a manos del grupo extremista suní Estado Islámico, afirmando que no puede haber justificación a este tipo de actos.
"El asesinato bárbaro del periodista James Foley por parte del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS) --antiguo nombre de la formación--, que desapareció en zona de combate en Siria hace dos años, es indignante", ha indicado.
"No hay y no puede haber justificación para una acción tan inhumana. Expresamos nuestras condolencias a la familia y los colegas del periodista", ha dicho el comisario para los Derechos Humanos, la Democracia y el Estado de Derecho, Konstantin Dolgov.
Dolgov ha indicado que "hay un incremento en el número de incidentes de violación del derecho inalienable a la vida" de los trabajadores de los medios de comunicación que trabajan en zonas de conflicto, según ha informado la agencia rusa de noticias Itar Tass.
Por ello, ha destacado que "son necesarios pasos activos y conjuntos por parte de la comunidad internacional, las organizaciones humanitarias y las estructuras no gubernamentales".
"Estamos convencidos de que todos los intentos para evitar que los periodistas lleven a cabo su trabajo, por no hablar de los ataques contra su vida y su salud, han de llegar a su fin. Esta es una tarea común a la comunidad internacional ha de hacer frente", ha remachado Dolgov.
El Estado Islámico difundió el martes un vídeo en el que uno de sus miembros, con un marcado acento británico, ejecuta a Foley, en respuesta a los bombardeos autorizado por el presidente estadounidense, Barack Obama, sobre posiciones del grupo terrorista en Irak.