Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia advierte de que no permitirá que se le castigue por desarrollar una "política exterior independiente"

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha expresado la disposición del Kremlin a "estrechar" lazos con Occidente, al tiempo que ha advertido de que su Gobierno no permitirá que se le castigue por llevar a cabo una "política exterior independiente".
"Estamos abiertos a la cooperación más estrecha y constructiva con nuestros colegas de Occidente, incluyendo a Europa, incluyendo a Estados Unidos", ha dicho Lavrov en la comparecencia sobre política exterior que concede anualmente.
Lavrov incluso ha desechado las tesis de quienes describen "un panorama sombrío" para las relaciones entre Rusia y Occidente. "Vemos perspectivas bastante alentadoras en las relaciones con todos, incluidos los socios europeos y estadounidenses", ha recalcado.
No obstante, ha matizado que dicha cooperación depende "exclusivamente" de que se desarrolle en base a los principios de "igualdad" y "beneficio mutuo", así como de "no injerencia en los asuntos internos", de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik.
A este respecto, ha instado a sus colegas occidentales a "confirmar su adhesión a la Carta de Naciones Unidas y sus principios", entre los que ha mencionado --además de los ya citados-- el respeto a la soberanía nacional y a la integridad territorial y el derecho de autordeterminación.
Lavrov ha considerado necesaria esta ratificación porque, en su opinión, tanto Washington como Bruselas están desplegando una "política peligrosa" respecto a Moscú. En concreto, ha señalado al fortalecimiento del "potencial militar" de la OTAN cerca de Rusia.
"Aún hay intentos para conseguir ganancias unilaterales e incluso para castigarnos por llevar a cabo una política exterior independiente", ha criticado.