Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La SEDENA desarma a la Policía de Iguala tras las desapariciones de estudiantes

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) ha desarmado este lunes a los policías municipales de Iguala, en el estado mexicano de Guerrero, que serán enviados al centro de adiestramiento en Tlaxcala para su evaluación, tras el caso de las desapariciones de los 43 estudiantes normalistas en Iguala. Entre tanto, efectivos de la Gendarmería se han desplazado hasta la zona y asumirán las tareas de seguridad.
Así lo ha confirmado el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, quien ha explicado que estas armas serán sometidas a estudios de balística, que estarán a cargo de la Procuraduría General de la República (PGR), para precisar si fueron utilizadas en la comisión de actos delictivos, tal y como ha informado el diario mexicano 'Milenio'.
"El objetivo prioritario de Gobierno de la República es contribuir en la búsqueda y localización de los estudiantes de la normal rural para lo cual no se escatimará esfuerzo alguno", ha añadido el funcionario mexicano, que ha subrayado que también se revisará la licencia colectiva para el uso de armas.
Este operativo coordinado por el Gobierno federal se centrará en tareas de investigación e inteligencia para reforzar las acciones y reducir los delitos. Para ello también está previsto la intervención de la Gendarmería, que contará con la colaboración del Ejército en el caso de que se llegue a alguna situación especial.
El pasado 27 de septiembre 43 estudiantes del centro Normal Raúl Isidro Burgos desaparecieron después de que se registraran enfrentamientos con las fuerzas de seguridad durante una manifestación en la que hubo además seis muertos y 17 heridos.
Inicialmente se dio por desaparecidos a 58 jóvenes, pero quince de ellos aparecieron posteriormente. Fueron los propios responsables del centro de estudios los que explicaron que los jóvenes habían estado escondidos por miedo y para evitar represalias.
Por otra parte, el fiscal general de Guerrero, Iñaky Blanco, ha confirmado la exhumación de 28 cuerpos de las fosas comunes que se encontraron en Iguala este fin de semana. Ahora investigan si los cuerpos que aparecieron calcinados se corresponden con los desaparecidos.