Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El SNP se impone en Escocia pero pierde la mayoría absoluta

Los conservadores se convierten en la segunda fuerza y relegan a los laboristas a la tercera plaza
El Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés), liderado por la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha logrado la victoria en la elecciones parlamentarias regionales, aunque ha perdido la mayoría absoluta que obtuvo en los anteriores comicios.
Según los resultados finales difundidos por la Comisión Electoral británica, la formación nacionalista escocesa ha ganado la cita electoral con 63 escaños, seis menos de los que tenía en la anterior legislatura. El SNP ha obtenido el apoyo del 41,7 por ciento de los votantes, un 2,3 por ciento menos que en 2011.
Los conservadores han sido respaldados por el 22,9 por ciento de los escoceses que han acudido a las urnas, un 10,6 por ciento más que en las anteriores elecciones, lo que les ha permitido aumentar en 16 el número de escaños para situarse como segunda fuerza parlamentaria, con un total de 31 representantes.
El primer ministro británico, David Cameron, ha felicitado en Twitter a la líder conservadora escocesa por su "histórico resultado" que le sitúa como la líder que "dará a Escocia una fuerte oposición".
Los laboristas han sido superados por los conservadores y se han quedado como tercera fuerza en el Parlamento con el 19,1 por ciento de los votos, lo que supone una bajada del 7,2 por ciento y de trece representantes, quedándose con 24 asientos en la cámara legislativa. Los Verdes han obtenido seis escaños y el Partido Liberal Demócrata ha logrado cinco.
El SNP, que en las legislativas logró 56 de los 59 escaños en juego en Westminster, partía como el gran favorito de las elecciones escocesas.
El nuevo Parlamento de Escocia deberá gestionar las nuevas competencias que Londres accedió a ceder tras el fallido referéndum independentista de 2014.
Sturgeon, que llegó a ministra principal precisamente tras esta consulta, ya ha avanzando que promoverá un segundo referéndum si existen muestras "claras" de una mayoría independentista o si cambian "significativamente" las circunstancias, por ejemplo con la salida de Reino Unido de la Unión Europea.