Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saadi Gadafi se ofrece a entregarse y a unirse a los rebeldes

Saadi Gadafi, durante su etapa como futbolista. Foto: EFE.telecinco.es
Saadi Gadafi, el hijo futbolista de Muamar Gadafi, se ha ofrecido a entregarse y unirse al movimiento que ha derrocado a su padre si se garantiza su seguridad, según ha señalado este miércoles un comandante militar rebelde en declaraciones a la cadena Al Yazira.
Abdel Hakim Belhadj, jefe de las fuerzas rebeldes en Trípoli, ha dicho que Saadi ha contactado con él y se ha ofrecido a rendirse. En este sentido, ha explicado que prevé atender su oferta.

"Hoy he mantenido una conversación telefónica con el hijo de Gadafi, Saadi, en la que ha pedido formar parte de la revolución y conseguir garantías para volver con su gente y a Trípoli", ha señalado Belhadj, según la traducción al inglés de sus palabras hecha por Al Yazira. "Nos ha insinuado su paradero y estaremos en contacto con él para seguir este asunto", ha añadido.

Sin embargo, la cadena estadounidense CNN ha informado que Saadi asegura que no prevé entregarse y que las fuerzas rebeldes no quieren negociar. "Preferiría entregarme a un verdadero gobierno que a esas personas", ha señalado Saadi en un mensaje enviado a un reportero de la CNN.

Saadi, tercer hijo de Gadafi, era empresario y fue anteriormente futbolista profesional. Tras la toma de Trípoli, se había informado de su captura, pero posteriormente se comprobó que seguía en paradero desconocido como el resto de su familia.
Saif sí es fiel
Por contra, Saif al Islam, hijo del mandatario libio, Muamar Gadafi, ha reaparecido este miércoles y ha asegurado en declaraciones a una cadena de televisión árabe que el régimen continuará resistiendo y que cuenta con más de 20.000 jóvenes armados para luchar contra los rebeldes.