Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saif al Islam reaparece por sorpresa y niega que haya sido detenido por los rebeldes libios

El hijo con mayor trascendencia política del líder libio Muamar Gadafi sigue libre pese a lo anunciado por los rebeldes. Saif al Islam ha aparecido esta madrugada por sorpresa en un hotel de Trípoli y ha negado que hubiera sido detenido en las últimas horas por las milicias en la capital aunque esta información hubiera sido confirmada por el fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI). En su declaración, Saif ha asegurado que Gadafi se encuentra bien al tiempo que ha señalado que las fuerzas leales al régimen siguen controlando la mayoría de Trípoli.
"Estoy aquí para dispersar los rumores", ha dicho Saif al Islam, en el breve discurso que ha ofrecido a la prensa internacional tras aparecer por sorpresa esta madrugada en el hotel Rixos de la capital libia.
Así, ha despejado las dudas sobre su situación aclarando que no ha sido capturado. Estas declaraciones contradicen lo anunciado el lunes por el fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional, Luis Moreno-Ocampo, quien incluso había adelantado que el TPI estaba negociando con los rebeldes la entrega de Saif al Islam.
Además, ha asegurado que su padre se encuentra bien y que las fuerzas gubernamentales continúan controlando la mayoría de la capital libia, a pesar de que los rebeldes señalan que dominan toda Trípoli, a excepción de Bab al Aziziya, la residencia de Gadafi.
"Esta es una guerra de tecnología y electrónica para provocar caos y terror en Libia", ha dicho en alusión al mensaje que supuestamente recibieron el lunes en sus móviles los partidarios de los rebeldes, anunciando la victoria sobre Trípoli y la caída del régimen.
Saif al Islam ha ofrecido estas declaraciones en el Rixos después de que varios funcionarios trasladaran a algunos periodistas a Bab al Aziziya para que le acompañaran hasta el hotel. Después ha regresado al complejo residencial con este mismo grupo de informadores.
En su comparecencia, Saif al Islam se ha mostrado sonriente y ha estrechado las manos de todos los que formaban la 'V' de la victoria con sus dedos índice y anular. Una multitud le ha jaleado a su salida y entrada del hotel.
Al parecer, el hijo de Gadafi habría permanecido todo este tiempo en Trípoli, al igual que el resto de sus hermanos y su padre, de acuerdo con lo señalado anteriormente por el portavoz del Gobierno libio, Musa Ibrahim. EPF