Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salam dice que Líbano agradecerá cualquier ayuda militar incondicional para hacer frente al terrorismo

El primer ministro de Líbano, Tammam Salam, ha afirmado este domingo que el país agradecerá cualquier tipo de ayuda militar incondicional que sea ofrecida para hacer frente al terrorismo, según ha informado el diario panárabe 'Asharq al Awsat'.
"Nuestro Ejército y fuerzas de seguridad están en una guerra contra el terrorismo y los enemigos de Líbano, empezando por Israel, y por ello agradeceremos cualquier ayuda militar y de seguridad incondicional, incluso de Irán y cualquier otro país", ha dicho.
Así, ha asegurado no temer que surjan divisiones en el Ejército, resaltando que está llevando a cabo sus funciones "unificando sus rangos", tal y como ha recogido el diario libanés 'An Nahar'.
Salam ha manifestado que "no hay nada que impida al Ejército entrar en la ciudad de Arsal", ubicada cerca de la frontera con Siria y considerada como un lugar en el que el grupo yihadista Estado Islámico cuenta con una importante influencia.
"El Ejército está haciendo todo lo que puede para hacer frente a los grupos extremistas" situados en los alrededores de la ciudad, ha dicho, agregando que "lo hará a diario mientras que los grupos terroristas sigan intentando mantener inestable la zona fronteriza".
El Estado Islámico y el Frente al Nusra se encuentran desplegados en la montañosa frontera entre Líbano y Siria y han utilizado el terreno para lanzar ataques contra las fuerzas de seguridad libanesas.
Los insurgentes sirios han intentado utilizar Arsal como base y el año pasado, el Frente al Nusra y el Estado Islámico la invadieron en poco tiempo. Capturaron a decenas de soldados y policías libaneses y se los llevaron con ellos, para después decapitar o fusilar a cuatro de ellos antes de proceder a la liberación del resto en diciembre.
El Ejército y el partido-milicia chií Hezbolá han llevado a cabo numerosas operaciones contra los yihadistas para intentar evitar su infiltración y que perpetren atentados en el país.