Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salmond dice que una Escocia independiente podrá negociar su permanencia en la UE en 18 meses

El ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, ha sostenido este lunes en un discurso ante el colegio de Brujas (Bélgica) que una Escocia independiente podrá negociar su permanencia en la UE en los 18 meses que transcurrirán entre el referéndum de septiembre si el resultado es positivo y el logro de la independencia en marzo de 2016.
Salmond ha arremetido contra el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, al que ha acusado de causar "sorpresa, incluso ridículo, entre mucha gente en toda Europa cuando comparó recientemente a Escocia con Kosovo". "Confundió erróneamente nuestro proceso constitucional consentido (por el Gobierno británico) con lo que fue una declaración unilateral de independencia", ha denunciado.
Barroso, al igual que el resto de comisiarios y que el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, sostiene que Escocia, al igual que Cataluña, quedaría automáticamente fuera de la UE si se declara independiente y que su adhesión sería muy difícil porque debe ser aprobada por unanimidad por los 28 Estados miembros y algún país podría vetarla.
"El Gobierno escocés reconoce que continuar siendo miembros de la UE requerirá negociaciones sobre las condiciones concretas. Es justo y adecuado. Pero estas negociaciones se completarán en el periodo de 18 meses entre un 'sí' en septiembre y el logro de la independencia en marzo de 2016", ha resaltado Salmond.
A su juicio, la alternativa -es decir, que Escocia quede fuera de la UE si se independiza- es "absurda". "Más que simplemente absurda. No hay base legal en los Tratados de la UE para tal propuesta. Y va contra los principios fundadores de la UE", ha sostenido, y en particular la solidaridad. "No hay ninguna definición de solidaridad que pueda provocar que Escocia se vea denegada su inclusión en la UE por seguir un proceso libre, democrático y legítimo de autodeterminación", ha señalado el primer ministro escocés.
Salmond ha defendido que "una Escocia independiente sería una contribuyente entusiasta y comprometida al progreso europeo", a diferencia de lo que ocurre en la actualidad con Reino Unido.
"Una Escocia independiente, como Estado miembro de pleno derecho, aportaría una voz positiva y cooperadora a la UE, en contraste con las voces a menudo de hostilidad y falta de compromiso que han hablado en nuestro nombre desde el discurso de Margaret Thatcher en esta ciudad hace más de un cuarto de siglo", en el que la Dama de Hierro expuso sus críticas al funcionamiento de la UE.
A juicio de Salmond, Escocia corre un mayor riesgo de salir de la UE si se queda en Reino Unido, por el referéndum que el primer ministro británico, David Cameron, tiene previsto convocar en 2017, que si se independiza.