Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sandy fuma con cuatro años como un adulto

Hombres robustos, mujeres hermosas y eslóganes como 'Adelante' o 'Ser hombre' invitan a los habitantes de Indonesia a fumar desde la televisión o las vallas publicitarias.
La industria del tabaco emplea a Indonesia a millones de trabajadores y agricultores siendo el quinto país productor de cigarrillos. El 6% de los ingresos del Gobierno provienen de los impuestos del tabaco por lo que un poderoso lobby del tabaco ha bloqueado los intentos de regular la publicidad y de firmar el tratado de la OMS.
Las alarmas han saltado entre los activistas antitabaco, preocupados por los consumidores más jóvenes. En Indonesia, un cuarto de los niños de entre 13 y 15 años ya están enganchados a los cigarrillos que se venden fácilmente y por poco dinero.
Un video publicado en YouTube el mes pasado ha causado indignación en el país al mostrar a un niño de cuatro años de edad fumando con la soltura de un adulto.
Los padres del pequeño asegura que su hijo fuma regularmente. "No sé cuando empezó a fumar, lo que recuerdo fue que llegué de trabajar y lo vi casualmente fumar. Yo estaba muy sorprendido", explica Mulud, padre de Sandy Susanto.
"Desde entonces, todas las tardes, Sandy siempre preguntar por los cigarrillos y el café negro," comenta mientras su hijo fuma un cigarrillo.