Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos ve a las FARC como un "aliado" en la lucha contra el narcotráfico una vez se logre la paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha asegurado este jueves que una vez superado el conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla se convertiría en uno de los principales aliados del Gobierno en la lucha contra el narcotráfico.
Así, Santos ha argumentado que "el mayor obstáculo para el Estado colombiano en estos últimos 30 años para ser efectivos en la sustitución de cultivos ilícitos ha sido la guerrilla", resaltando que "a partir del momento en que uno firme (la paz) se vuelve aliada", según ha recogido Caracol Radio.
De esta forma, el presidente ha explicado que las FARC podrían participar de forma efectiva en la lucha contra el narcotráfico. "Vamos a tener la oportunidad de ser efectivos, porque ya no vamos a tener ese obstáculo que es el conflicto armado, sino que vamos a tener colaboración de la guerrilla en ese frente", ha asegurado.
Santos ha insistido en que actualmente, la capacidad del Estado de realmente ser efectivos y de sustituir los cultivos de coca en las zonas remotas donde se da esta sustancia es limitada debido a "la presencia del conflicto armado".
Sin embargo, tras una firma de un acuerdo definitivo de paz, las FARC comenzarán a ayudar al Gobierno en lugar de combatirlo en la sustitución de cultivos ilícitos por lícitos, así como en "la eliminación de los corredores del narcotráfico".
Por último, Santos ha señalado que esta situación ya ha sido respaldada por la comunidad internacional y que ha sido uno de los principales reclamos a la hora de respaldar los diálogos que se llevan a cabo desde hace tres años en La Habana, debido al impacto que tendrá el control de drogas de Colombia, uno de los principales productores de cocaína en el mundo.