Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos afirma que los acuerdos de paz se someterán a un plebiscito "les guste o no a las FARC"

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha afirmado este lunes que el eventual acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se someterá a un plebiscito "le guste o no" a la guerrilla.
"Lo que se firme en La Habana lo someteré a plebiscito, les guste o no a las FARC", ha escrito el líder conservador en su cuenta oficial en la red social Twitter.
Santos ha reaccionado a la "carta abierta" que el grupo armado ha dirigido al Gobierno después de que el Congreso enviara a la Corte Constitucional el proyecto de ley sobre el plebiscito para su consideración definitiva.
"No aceptamos la aplicación del llamado 'plebiscito para refrendación del acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera'", han dicho las FARC.
La guerrilla ha esgrimido que se trata, por una parte, de "una pretensión extra agenda que lesiona el acuerdo general" de las negociaciones de paz, "toda vez que de su punto sexto se desprende que son las partes los competentes para definir el sistema de refrendación".
Por otro lado, ha considerado que el plebiscito "no es el instrumento jurídico adecuado para lograr la refrendación del acuerdo final" porque, de acuerdo con la Constitución, "es el pronunciamiento del pueblo mediante el cual se apoya o rechaza una decisión del Ejecutivo".
Las FARC han añadido que "la propuesta que hace el Gobierno entraña un serio déficit democrático al fijar un menguado umbral del 13 por ciento del censo electoral para crear un engañoso mandato: el de trasladar todo lo acordado y lo que resta por acordarse en la mesa de negociaciones".
Así las cosas, han llamado a superar este "error político jurídico" para, "de manera bilateral y reposada, continuar el desarrollo de los puntos de la agenda de paz que aún quedan por resolver, entre ellos el de la implementación, verificación y refrendación".