Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos califica de "buena noticia" la llegada de nuevos comandantes de las FARC a La Habana

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha calificado de "buena noticia" la llegada de nuevos comandantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a La Habana (Cuba) para participar en los diálogos de paz y avanzar hacia el fin del conflicto en el país sudamericano.
"Lo que quiero decir es que esto es una buena noticia, una buena señal. Quería dar ese parte de tranquilidad. Lo que nos dice a todos los colombianos es que vamos por buen camino, esa es la mejor señal que puede tener un proceso", ha señalado este viernes el mandatario colombiano, en unas declaraciones que publica el diario 'El Tiempo'.
Santos ha explicado que lo que están haciendo las FARC es "consultar a todos los frentes". "¿Y con quién consultan? con los más duros, con los que están combatiendo, sobre todo si van a discutir los dos últimos puntos, que son los más importantes y los más difíciles", ha añadido el presidente, que cree que es "una señal de que el proceso avanza por buen camino".
El jefe de Estado colombiano entiende que la guerrilla "necesitaba un mecanismo para comunicar y consultar avances del proceso con sus combatientes". Por ello, ha insistido en que le causa "cierta sorpresa" el "alboroto" que se ha generado con los traslados registrados de los jefes de la guerrilla hasta La Habana.
PRESENTACIÓN DE NUEVOS NEGOCIADORES
Las FARC han presentado este viernes el Comando Guerrillero para la Normalización que se encargará de negociar con altos mandos de los cuerpos militares "el sensible tema de la dejación de las armas". "Explorará caminos con altos oficiales del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía, en busca de un acuerdo que nos permita concretar el armisticio", han dicho en un comunicado.
El diálogo se centrará en "buscar fórmulas y visiones que satisfagan a las partes en torno al sensible tema de dejación de armas, entendida como su no utilización en la política, compromiso que toca por igual al Estado colombiano y a las fuerzas insurgentes".
A este respecto, han aclarado que "pedir que el Ejército retorne a su función constitucional no es negociar el Ejército, sino un deber y mandato derivado de la Carta Magna, propósito que ningún colombiano sensato se atrevería a cuestionar".
"Aquí estamos los guerrilleros de las FARC, con toda nuestra carga artillera política, resueltos a jugárnosla por la paz de Colombia, el gran sueño de un pueblo que quiere erigirse en el norte de Suramérica en polo de democracia, justicia social y concordia para el continente", han destacado.
Este Comando Guerrillero para la Normalización estará formado por un total de 18 insurgentes de todos los niveles del grupo armado, entre los que destacan los Pastor Alape y Carlos Antonio Losada, del Secretariado, e Isaías Trujillo, Rubín Morro, Pacho Chino y Walter Mendoza, del Estado Mayor Central.
También habrá "otros importantes cuadros de las FARC, como el jefe del poderoso y temido Bloque Oriental de las FARC, Henry Castellanos Garzón, alias 'Romaña', que tiene abiertos más de 70 procesos por delitos relacionados con el terrorismo.
"La voluntad de paz de la guerrilla es tan alta como las cordilleras, y alcanza a tocar, como diría Pablo Neruda, el mismo invisible pecho del cielo", han concluido.
DIÁLOGO DE PAZ
Desde el 8 de octubre y el 19 de noviembre de 2012 en Oslo y La Habana, respectivamente, Gobierno y FARC llevan a cabo un diálogo de paz basado en una agenda de seis puntos para poner fin a más de cinco décadas de conflicto armado, en las que han muerto 600.000 personas.
Tras seis meses de intensas negociaciones, finalmente el 26 de mayo de 2013 las partes pactaron sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota toda su lucha armada.
El segundo acuerdo del proceso de paz llegó el pasado 6 de noviembre, sobre participación política. Los puntos clave son el compromiso para crear un estatuto de la oposición, que establezca sus derechos, deberes y garantías, y una reforma electoral, que incluye circunscripciones transitorias.
A ellos se suma un tercer acuerdo alcanzado el pasado 16 de mayo sobre el problema de los cultivos de drogas ilícitas, por el cual las FARC se han comprometido a romper todos sus vínculos con el narcotráfico, una de sus principales fuentes de financiación.
Las partes iniciaron el pasado 12 de agosto las conversaciones sobre el reconocimiento y la reparación a las víctimas, tema al que seguirán el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación del acuerdo final de paz.