Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos niega estar entregando Colombia a las FARC y defiende que el acuerdo lo refrendarán los ciudadanos

El presidente insiste en que el acuerdo final deberá ser refrendado por el Congreso, el Constitucional y los colombianos
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha defendido este lunes que el acuerdo alcanzado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para blindar la paz una vez ésta quede cerrada no constituye ningún golpe de Estado sino que por primera vez la guerrilla "se está sometiendo a la Constitución".
"Después de 50 años de estar combatiendo al Estado y sus instituciones, de desconocer nuestra Constitución y nuestras leyes, las FARC aceptaron que el procedimiento para dar vigencia a los acuerdos y garantizar su cumplimiento se debe pasar, precisamente, por la Constitución y por los tres poderes que emanan de ella: el Ejecutivo, Legislativo y Judicial", ha subrayado Santos en su mensaje.
El presidente ha considerado "realmente absurdo hablar de golpe de Estado o que se les está entregando el país a las FARC, cuando es todo lo contrario: las FARC se están sometiendo a nuestra Constitución y a nuestras leyes".
En este sentido, ha incidido en que serán los colombianos quienes en última instancia den su visto bueno al acuerdo de paz que salga de las negociaciones de La Habana. "Serán el pueblo, el Congreso y la Corte Constitucional quienes darán validez, vigencia y sostenibilidad en el tiempo a lo que se acuerde", ha señalado.
Los parlamentarios deberán, además de aprobar las leyes y reformas necesarias para la aplicación del acuerdo, la aprobación del acuerdo final "para que quede incorporado en nuestra normatividad interna". Una vez esto ocurra, el texto pasará a la Corte Constitucional, con el fin de que ésta verifique que "respeta nuestra Constitución y garantiza nuestros derechos", ha relatado.
LOS COLOMBIANOS TENDRÁN LA ÚLTIMA PALABRA
Por último, serán los colombianos quienes tengan la última palabra. "Los acuerdos tendrán que ser refrendados popularmente, como siempre lo he prometido, para que entren en vigencia", ha resaltado Santos.
Además, como seguro adicional, el texto firmado por Gobierno y guerrilla se depositará ante el Consejo Federal Suizo "dándole el tratamiento de acuerdo especial, sin que esto signifique que se puedan obviar los procedimientos internos, ni que se le esté dando categoría de tratado, como algunos han sugerido". También se enviará a Naciones Unidas para dar constancia del mismo.
"Lo que hay que resaltar es que se ha aceptado el procedimiento que contempla nuestra Constitución, y que los acuerdos quedarán blindados para que el día de mañana no se cambie lo pactado", ha insistido el mandatario, ante las críticas formuladas respecto a lo acordado en los últimos días por la oposición.
FINAL DEL PROCESO DE PAZ
Por otra parte, en su mensaje a los colombianos, ha resaltado que la paz está cada vez más cerca. "¡Qué bueno poder decir ahora que de los seis puntos de la agenda ya tenemos acuerdos sobre cinco!". El presidente ha indicado que el único punto pendiente es el relativo al fin del conflicto, donde se acordará lo relativo al cese definitivo y bilateral del fuego y las hostilidades y el desarme de la guerrilla.
"Cuando esto se acuerde podremos decir que se terminó la guerra con este grupo armado y solo restaría acordar unos temas concretos y algunos protocolos como por ejemplo: definir quiénes designarán a los magistrados del Tribunal de Paz para poder decir que tenemos el acuerdo final.
Igualmente, ha celebrado el acuerdo alcanzado con la guerrilla para "la salida inmediata de los menores de 15 años de los campamentos de las FARC y la elaboración de una hoja de ruta para la salida progresiva de todos los menores de edad".
"Sacar a los niños de la guerra es otra muestra de que pronto terminará este capítulo doloroso de nuestra historia y comenzará uno nuevo: el de la paz y la reconciliación", ha remachado.