Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos reconoce que el proceso de paz ha sido "difícil" y teme que ciertos sectores puedan dañarlo

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha reconocido que el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ha sido "bastante difícil" y teme que ciertos sectores puedan dañarlo antes de que se produzca la firma que ponga fin al conflicto armado en el país.
"Es muy fácil dar información errada y esta información errada a veces se va propagando. La política a veces trata de no brindar la información idónea y ello podría dañar el proceso de paz", ha advertido el mandatario colombiano, en unas declaraciones realizadas durante su visita a Estados Unidos.
El presidente de Colombia confía en que el acuerdo de paz con la guerrilla llegue como tarde el 23 de marzo, tal y como acordó en La Habana con el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', pero le resta importancia a un eventual retraso de días para la suscripción de los acuerdos.
"Si es un día antes, después, o una semana después, no importa. Pero estamos poniendo esta fecha para tratar de cumplirla. Lo importante es que las partes estamos entusiasmadas tratando de cumplir", ha apostillado.
En este sentido, Santos ha defendido que lo importante es que los colombianos apoyarán "por mayoría abrumadora" los acuerdos de paz una vez estos sean revelados en su totalidad. "Estoy completamente seguro de que el día que tengamos el acuerdo en la mano, terminado, y lo pongamos al pueblo para dar su voto, yo estoy seguro de que la mayoría abrumadora va a votar que sí", ha afirmado.
Santos ha insistido en que el proceso "ya no tiene marcha atrás" y recalca que el acuerdo de justicia pactado en La Habana contempla condenas y sanciones para los máximos responsables de delitos en el contexto del conflicto colombiano, en respuesta a quienes le acusan de garantizar la impunidad de los líderes guerrilleros.
"No estamos negociando nada que tenga que ver con nuestras instituciones políticas ni democráticas, ni con nuestra política inversionista, ni tributaria", ha agregado el jefe de Estado colombiano, al tiempo que reitera que el Gobierno "no hablará acerca del Ejército o las Fuerzas Militares con la guerrilla".
"Después de arduas negociaciones pudimos llegar a un acuerdo en cuanto a un sistema judicial especial en donde aquellos que tengan mayor responsabilidad serán investigados, juzgados y condenados, y pagarán sus sanciones", ha añadido.
Por último, el presidente se ha referido a las víctimas del conflicto armado, asegurando que son "las más dadas a perdonar y a reconciliarse". "Ellos no quieren que otras personas sufran lo que han sufrido ellos", ha concluido Santos, según informa la Presidencia a través de un comunicado.