Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos se reúne con representantes de Cuba y Noruega para tratar de superar el "impasse" con las FARC

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha confirmado encuentros con representantes de Cuba y Noruega para tratar de superar el "impasse" en el que se encuentran actualmente las conversaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Las relaciones entre las dos partes se han tensado después de que varios negociadores de la guerrilla --entre ellos el líder, 'Iván Márquez'-- realizasen una primera incursión política sin dejar las armas. El 11 de febrero visitaron por sorpresa una localidad de La Guajira para hacer campaña por el fin del conflicto.
Santos ha confirmado, en una entrevista con la emisora W Radio, que dio el visto bueno a las "visitas" de las FARC, para que hiciesen "pedagogía con sus bases". Sin embargo, ha añadido, "violaron las reglas del juego" y rompieron todos los "protocolos" al verse con "civiles".
La polémica ha añadido un nuevo obstáculo a las conversaciones a sólo un mes de que se cumpla el plazo que se autoimpusieron Gobierno y guerrilla para firmar la paz. Santos ha reconocido que, para tratar de superar el actual "impasse", se ha reunido con el ministro de Exteriores de Noruega y el embajador de Cuba, países que actúan como "garantes" del proceso.
REFERÉNDUM
Por otra parte, el mandatario colombiano ha defendido el referéndum cómo instrumento de aval para la hipotética paz y ha subrayado que, pase lo que pase en dicha consulta, su resultado será vinculante: "Si gana el 'no', se acabó el proceso de paz".
Santos ha explicado que, aunque tiene "facultades legales" para dar el visto bueno a los acuerdos sin que medie una consulta, quiere someterlo a "refrendación" para "dar tranquilidad" a los colombianos.