Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy: "El burka no es bienvenido"

Sarkozy se dirige a las dos Cámaras por primera vez desde 1848. Vídeo: ATLAStelecinco.es
Sarkozy ha asegurado que el burka "no es bienvenido en Francia". El presidente galo se ha fijado como prioridad lograr un modelo de integración y de igualdad basado en criterios sociales y no étnicos, y ha dejado muy clara su posición en torno a uno de los debates más candentes hoy en día en Francia en este ámbito, el de la eventual prohibición del burka.
Esa prenda de origen afgano, que oculta el rostro de la mujer, "no es bienvenida" en territorio de la República francesa y "no es un problema religioso sino un problema de libertad y de dignidad de las mujeres", afirmó antes de ser interrumpido por los aplausos de algunos de sus interlocutores.
Los parlamentarios de la derecha se pusieron incluso en pie para aplaudirle, mientras que los de la izquierda que acudieron a escucharle, -solo los socialistas porque los comunistas y verdes decidieron boicotearle-, permanecieron impasibles en todo momento.
"No habrá subidas de impuestos"
Comenzando por la economía, el presidente francés ha subrayado que no habrá subidas de impuestos porque eso retrasaría la salida de la crisis. "No haré una política de rigor. No aumentaré los impuestos", ha prometido, antes de admitir que Francia tiene un problema de déficit. Las prioridades de su Gobierno se financiarán, ha explicado, con una emisión de deuda pública, cuyo monto y modalidades no concretó.
Tampoco quiso entrar en detalles sobre la reforma del sistema de pensiones, aunque avanzó que "2010 será capital" porque se abrirá el debate con los interlocutores sociales sobre aspectos que ya están suscitando polémica, como el posible retraso de la edad de jubilación, fijada actualmente en 60 años en Francia.
"La crisis no ha terminado" y "no sabemos cuándo terminará", pero hay que hacer lo posible por superarla cuanto antes, ha dicho el jefe del Estado galo, quien ha subrayado que hay que crear un nuevo modelo de crecimiento y "poner la economía al servicio del hombre". Esa es la meta que se ha fijado para lo que le queda de mandato al frente de un Gobierno que remodelará este mismo miércoles.
Cambios en el Ejecutivo francés
Sarkozy ha confirmado que habrá cambios, pero no ha precisado si será una remodelación grande o simplemente un ajuste del gabinete a la salida de los dos ministros que dejarán sus puestos para ocupar un escaño en el Parlamento Europeo (PE): la de Justicia, Rachida Dati, y el de Agricultura, Michel Barnier. CGS