Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sarkozy admite que el 'no' irlandés será "una dificultad más" para su turno al frente de la UE

Sarkozy durante el encuentro con  su homólogo estadounidense, George Bush, este sábado en Francia.telecinco.es
Crisis de confianza en la UE. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha admitido que el 'no' irlandés al Tratado de Lisboa será "una dificultad más" para la presidencia francesa del grupo de los 27. España y Portugal han destacado que el Tratado de Lisboa es demasiado importante como para que un solo país lo paralice y confían en que Europa siga avanzando.
Por otro lado, el secretario de Estado francés de Asuntos Exteriores, Jean-Pierre Jouyet, ha expuesto como única solución para la entrada en vigor del tratado es readaptarlo para someterlo de nuevo a votación en Irlanda. Mientras Sarkozy ha subrayado que el proceso de ratificación tendrá que seguir su curso para evitar que "el incidente irlandés se convierta en una crisis".
"El 'no' irlandés es una realidad política y la cuestión no es saber si nos gusta o no. Es una realidad. El pueblo irlandés se ha pronunciado y hay que aceptarlo", ha afirmado el mandatario galo. Sarkozy, que asumirá la presidencia de la UE el próximo 1 de julio, ha pedido también que se tenga en cuenta "de inmediato" el mensaje de los irlandeses al los dirigentes europeos y hacer "las cosas de otra manera".
La mirada positiva de España
Desde España y Portugal también se mantiene la esperanza en que el Tratado de Lisboa siga adelante. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega ha afirmado desde Zaragoza que el referéndum de Irlanda "una dificultad que habrá que superar".
El presidente luso Aníbal Cavaco Silva que también se encontraba en la Expo 2008 ha opinado que los tratados internacionales no deberían ser sometidos a referéndum. El presidente portugués entiende que los ciudadanos los utilizan para castigar a sus gobiernos.