Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children anula su colaboración con los centros de detención en Grecia

Save the Children ha anunciado este miércoles la suspensión de sus labores en en los centros de detención de las islas griegas porque "van en contra de la legalidad internacional".
La ONG suspenderá entre otros el servicio de autobuses de traslado a estos centros, pero mantendrá algunas actividades de protección debido al riesgo en que se encuentran los niños dentro
23 de marzo de 2016.
Tras la implementación el pasado 20 de marzo del acuerdo entre la UE y Turquía, Save the Children ha suspendido sus actividades de apoyo a servicios básicos en los centros de detención de las islas griegas.
La ONG "no quiere ser partícipe de un sistema que incluye detenciones ilegales e injutificadas a las que se enfrentan los niños y familias que llegan a Grecia".
"Las solicitudes de asilo, las entrevistas y posteriores evaluaciones podrían durar semanas o incluso meses y el resultado es que los solicitantes están y seguirán estando en una situación de detención ilegal, contraria a las leyes europeas e internacionales sobre derechos humanos", explica Andrés Conde, Director de Save the Children.
La Comisión Europea ha declarado que los migrantes irregulares permanecerán en centros de recepción cerrados y los solicitantes de asilo en centros abiertos, pero por el momento no es lo que está pasando, según el personal de Save the Children en terreno.
"No hay forma posible de que la transformación de los centros de recepción en centros de detención se haga en línea con los requerimientos legales europeos e internacionales, e irá en detrimento de los niños especialmente", añade Conde.
SUSPENSIÓN EN CINCO CENTROS
Save the Children ha suspendido sus actividades en los centros de detención de Lesbos, Chios, Samos, Kos y Leros hasta nuevo aviso, incluyendo el transporte en autobús hasta los centros como el de Moria, que ha sido tomado por el ejército griego.
"Mantendremos sin embargo la distribución de comida en el campo de Kara Tepe en Lesbos, que está en manos de autoridades locales y permanece como un espacio abierto. También mantendremos algunas actividades de protección infantil en los centros cerrados debido a nuestra preocupación por las condiciones en las que están los niños dentro", añade Conde.
La ONG se muestra alarmada por las devoluciones forzadas hacia Turquía, en particular sobre la posibilidad de que se denieguen las solicitudes de asilo si se determina que son "inadmisibles" y la falta de capacidad de Grecia para gestionar con detenimiento y bajo la lupa de los derechos humanos todas las solictudes.
"Es una vergüenza que Europa esté buscando trucos para no cumplir con sus compromisos de ofrecer rutas seguras y legales a los refugiados que viajan a Europa. Es una vergüenza que el principal mensaje que sale del acuerdo de la UE con Turquía sea que la prioridad son las fronteras por encima de salvar vidas", concluye Conde.