Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Senegal decidirá este domingo si reduce su mandato presidencial de siete a cinco años

El viernes a medianoche llegaba la campaña por el referéndum en Senegal a su fin y este domingo, por fin, los senegaleses deberán tomar una decisión acerca del futuro sobre los mandatos presidenciales después de que el presidente, Macky Sall, propusiera reducir de siete a cinco años el tiempo de Gobierno, una medida con la que pretende "dar ejemplo" en un tiempo en el que no son pocos los líderes africanos que han buscado ampliar su período en el cargo.
Los dos bandos de la campaña se han movilizado hasta el último minuto, especialmente en los alrededores de Dakar, donde el número de electores es muy extenso.
Los anteriores procesos de referéndum en el país se han celebrado con resultados muy rotundos: en 1963, el 99 por ciento de los senegaleses dio el 'sí, quiero' a la abolición del cargo de primer ministro, y en 2001, el 94 por ciento aprobó abolir el Senado, una institución que sólo llevaba un par de años en funcionamiento.
No obstante, en esta ocasión los resultados parece que no estarán tan claros, algo que se ha visto, precisamente, en el fin de campaña, que se ha sucedido con algunos altercados entre las dos campañas.
"Nos hemos sentido más en una campaña electoral para la presidencia que para un referéndum", ha asegurado un observador a Radio France Internationale.
La última jornada de campaña ha visto escenarios con cierta violencia, con lanzamientos de piedra y, en algunas ocasiones, disparos al aire, en algunas zonas, como en Kolda, la localidad santa de Touba o en los alrededores de Dakar. Ante esta situación, las dos partes pidieron "no responder a las provocaciones" del rival y los llamamientos a la calma han sido continuos.
Después de una jornada de reflexión, en la que la propaganda está prohibida, llega el día de los comicios que, en un principio, no prevé disturbios. No obstante, puede que sí estallen una vez comiencen a conocerse los resultados de un referéndum que parece que no seguirá la tendencia de los últimos.
De salir victoriosa la opción de Sall, ex primer ministro en el mandato de su predecesor, Abdulaye Wade, tendrían que adelantarse las elecciones presidenciales a 2017. El líder senegalés no ha adelantado si se presentaría a la reelección, aunque todo apunta a que será candidato.
El actual presidente accedió al poder en 2012 en mitad de una ola de protestas contra Wade, quien intentó saltarse el límite presidencial de dos cargos y se postuló a un tercer período antes de ser derrotado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales por su exaliado Sall.