Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Serbia condena los ataques contra los albaneses tras los disturbios del partido de fútbol

El primer ministro de Serbia, Aleksandar Vucic, ha condenado los ataques perpetrados contra los negocios albaneses en el país durante los últimos tres días a la luz de los enfrentamientos registrados en el encuentro de fútbol que enfrentó a la selección nacional contra el combinado de Albania, pero todavía no tiene decidido si permitirá la visita prevista de su homólogo albanés para la semana próxima.
"No debemos actuar como esos provocadores albaneses que intentaron causar un incidente con el objetivo de encender a Serbia entera y desestabilizar la región", declaró el primer ministro sobre el incidente del pasado martes, cuando un 'drone' con una bandera de la Gran Albania --un ente nacionalista que incluye partes de Serbia-- sobrevoló el encuentro, lo que organizó una trifulca entre los jugadores.
Sin embargo, el primer ministro ha reiterado que el deber del Estado serbio es el de proteger a los albaneses que viven en el país. "Son nuestros ciudadanos, que trabajan y pagan impuestos aquí, y vamos a garantizar plenamente su seguridad", ha hecho saber en declaraciones a la radiotelevisión pública serbia. "Invitamos a todos a que no cometan actos contra ellos porque se trataría de crímenes a los que el Gobierno respondería protegiendo a sus ciudadanos", ha añadido.
Con todo, Vucic no ha confirmado si permitirá la entrada en el país del primer ministro albanés, Edi Rama, concebida como una oportunidad de oro para que ambos países normalicen relaciones tras décadas de tensión, exacerbada durante la guerra de los años 90 y la autoproclamación de la República de Kosovo --de mayoría albanesa-- en 2008.
"No tengo miedo del diálogo pero soy de la opinión de que alguien quiere amenazar a Serbia y alentar la inestabilidad regional, en lugar de hablar", ha declarado el primer ministro serbio.