Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Serbia aspira a concluir negociaciones de adhesión en 2018 y convertirse en miembro de la UE en 2020

La UE y Serbia inician las negociaciones para la entrada del país balcánico al bloque europeo
El primer ministro serbio, Ivica Dacic, ha asegurado que su Gobierno aspira a concluir las negociaciones de adhesión en 2018 y convertirse en miembro de pleno derecho de la UE en 2020, aunque ha reconocido que el proceso "no será fácil" en el arranque de las negociaciones formales de este martes.
"En 2020 esperamos convertirnos en un nuevo Estado miembro", ha confirmado Dacic en rueda de prensa al término de la primera conferencia de adhesión intergubernamental entre la UE y Serbia, que marca el inicio formal de las negociaciones. "Estoy firmemente convencido de que Serbia va a ser el siguiente Estado miembro", ha asegurado.
"Hoy es un día histórico, cuyo significado no se puede ignorar", ha asegurado el dirigente serbio, que ha dejado claro que Serbia se ha "merecido" este paso, entre otras cosas por "las soluciones positivas" para avanzar en la normalización de las relaciones con su exprovincia de Kosovo. "Este es el evento más importante para Serbia desde el final de la guerra mundial", ha insistido.
Dacic ha asegurado que "nadie espera esto de nosotros" tras recordar que el nuevo Ejecutivo serbio apenas asumió su mandato hace 18 meses y ha dejado claro que desde hoy "las expectativas" en Serbia son "muy altas", si bien ha admitido que tendrán que convocar un referéndum sobre la adhesión.
"Vamos a construir los valores europeos en nuestro país, reformar nuestro país y continuar nuestro diálogo con Prístina. Estas son nuestras tareas", ha asegurado, admitiendo que el diálogo con Prístina "no ha sido fácil". "Pero pensamos que nuestra gente se merece vivir como el resto de los europeos", ha justificado, lamentando el tiempo perdido.
El primer ministro serbio ha dejado claro que el acuerdo legal vinculante sobre la "completa normalización" de las relaciones con Kosovo que incluye la UE en el mandato de negociación con Serbia "no tiene nada que ver con la cuestión del estatus" de Kosovo, cuya independencia no reconoce Belgrado.
BELGRADO NO RECONOCERÁ A KOSOVO
"Lo leemos más o menos de la misma manera que los europeos. No está claro lo que implica plenamente en realidad, considerando que hay distintos enfoques en la Unión en relación con el estatus de Kosovo", ha recalcado, en alusión a los cinco Estados miembros que no reconocen a Kosovo, entre ellos España.
"Nadie tiene intención de incluir cambiar nuestra posición sobre el estatus. Esto nunca estuvo en la mesa en Bruselas, en el diálogo con Prístina. Nuestro objetivo, por el que trabajamos, es la normalización. Es lo que necesitamos", ha recalcado, si bien ha reclamado que más adelante no se cambien las reglas del juego, preguntado por si el mandato de la UE le exige el reconocimiento de Kosovo para entrar en el bloque.
En virtud del acuerdo, Belgrado acordó desmantelar las estructuras policiales y judiciales paralelas que mantenía en el norte de Kosovo, de mayoría serbokosovar, y ambas partes acordaron la creación de una asociación de municipios de mayoría serbia con ciertas competencias. Además, ambas partes se comprometieron a no perjudicar a la otra en su camino para cumplir su objetivo de entrar en la UE.
Los Estados miembros acordaron en reconocimiento al acuerdo histórico abrir negociaciones de adhesión con Serbia y negociar un acuerdo de asociación y estabilización con Kosovo, visto como la antesala para poder negociar la adhesión. Las negociaciones con Kosovo, cuya independencia sigue sin reconocer Belgrado y cinco Estados miembros, entre ellos, España, comenzaron el pasado 28 de octubre y se espera que concluyan este año.
El comisario de Ampliación, Stefan Füle, y el ministro de Exteriores griego, Evangelos Venizelos, cuyo país ejerce la Presidencia de turno de la UE, han felicitado a Serbia por el "día histórico" y que debe ser "un punto de inflexión" en las relaciones bilaterales entre la UE y Serbia, además de ser "testimonio de fuerte compromiso de Serbia" y su "valentía" para cumplir las condiciones relevantes en palabras del griego, que ha confiado en que el proceso de negociaciones sea "rápido" y "concluya con éxito" tras recordar que compromiso con la perspectiva euroatlátlantica de todos los países de los Balcanes occidentales.
Venizelos ha explicado que el mandato de negociación tiene por objetivo garantizar que Serbia cumple el acervo comunitario y requiere "pasos" por parte del país "que lleven a la normalización completa de las relaciones" con Prístina.
"Este es un día histórico para Serbia y la UE", ha asegurado también el comisario de Ampliación, Stefan Füle, que ha considerado que la apertura de negociaciones con Serbia es "un reconocimiento merecido del progreso hecho en los últimos años" en términos de reformas en el país pero también "la valentía sin precedentes" para avanzar "hacia la normalización de las relaciones con Kosovo".
Füle ha avisado de que quedan "trabajo duro" y "muchos desafíos" por delante, pero se ha mostrado convencido de que los superará dado su "fuerte compromiso con la agenda europea". "Primero, Belgrado necesita mantener plenamente su compromiso de normalizar las relaciones con Prístina y aplicar todos los acuerdos en el marco del diálogo y finalizar las reformas necesarias y su alineamiento con el acervo de la UE", ha explicado, avanzando que los primeros capítulos que se abrirán con Serbia en el futuro serán los capítulos relativos a la justicia y los derechos fundamentales y justicia, libertad y seguridad.
"El principal esfuerzo en 2014 serán las preparaciones para abrir los capítulos 23 y 24", ha avanzado el comisario.
Los Estados miembros han acordado comenzar por estos capítulos en futuros procesos de negociación para garantizar que el país está a la altura en aspectos clave como la lucha contra la corrupción y el crimen organizado.