Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca de 20 agentes del Servicio Secreto de EEUU han sido sancionados por el escándalo de Cartagena de Indias

Cerca de 20 agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos y de las Fuerzas Armadas norteamericanas han sido sancionados o despedidos en los últimos meses en el marco de la investigación del escándalo con una prostituta ocurrido en 2012 en un hotel de Cartagena de Indias (Colombia), ha informado el diario 'The Washington Post'.
Aunque la administración del presidente estadounidense, Barack Obama, ha negado desde entonces que alguien de la Casa Blanca estuviese involucrado en el escándalo, las indagaciones apuntan que destacados asesores de la Presidencia norteamericana tenían información que señalaba que una prostituta pasó la noche en la habitación de un agente del Servicio Secreto de la avanzadilla presidencial. Según el rotativo estadounidense, esa circunstancia nunca fue investigada en detalle ni reconocida públicamente por el Gobierno.
Entre los detalles facilitados a los asesores de la Casa Blanca figuran registros de hotel e informes de primera mano, pruebas similares a las que el Servicio Secreto y las Fuerzas Armadas utilizaron para determinar quién estaba involucrado en este caso.
El Servicio Secreto compartió esta información en dos ocasiones con los altos cargos de la Casa Blanca en las semanas posteriores al descubrimiento del escándalo, entre los que se hallaba la entonces consejera de la Presidencia, Kathryn Ruemmler. En las dos ocasiones, los consejeros se entrevistaron con el agente de la avanzadilla presidencial que estuvo con la prostituta y concluyeron que no había hecho nada malo.
Además, los nuevos detalles de la investigación descubiertos por un equipo de investigadores del Departamento de Seguridad Nacional, encargados de analizar lo sucedido por decisión del Senado, encontraron pruebas adicionales de registros y testigos que acompañaron al agente que estuvo con la prostituta en Colombia.