Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seúl propone a Pyongyang la celebración de reuniones de familias separadas a mediados de febrero

Corea del Sur ha propuesto este lunes la celebración a mediados de febrero de reuniones de las familias separadas por la Guerra de Corea (1950-53), tras la oferta formulada el viernes pasado por el régimen norcoreano de celebrar nuevos encuentros de este tipo.
En un mensaje remitido a Pyongyang, este lunes, Seúl ha propuesto que la nueva ronda de reuniones de las familias separadas se celebre del 17 al 22 de febrero, en la montaña Kumgang, un centro turístico en la costa oriental norcoreana, según ha informado la agencia surcoreana Yonhap.
El viernes, Pyongyang había propuesto organizar las reuniones de las familias separadas en un "momento conveniente" para Corea del Sur, en un nuevo gesto conciliador hacia el país vecino, con el que sigue técnicamente en guerra.
Por otra parte, el Gobierno surcoreano ha propuesto que se celebre este miércoles una reunión de la Cruz Roja en la aldea de la tregua de Panmunjom con el fin de discutir los detalles de la nueva ronda de reuniones de las familias separadas.
"Esperamos que Corea del Norte responda positivamente a nuestra propuesta", ha confiado el portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano, Kim Eui Do.
La presidenta surcoreana, Park Geun Hye, calificó la reanudación de las reuniones de las familias separadas como un primer paso hacia la mejora de las relaciones intercoreanas, cuando hizo la oferta en su conferencia de prensa de Año Nuevo.
Pyongyang había rechazado su propuesta, citando, entre otras cosas, los ejercicios militares conjuntos con Estados Unidos, programados entre finales de febrero y abril, y ha pedido reiteradamente que se cancelen estas maniobras, que considera un ensayo para una guerra nuclear contra su país. Seúl y Washington han rechazado estas acusaciones.
El año pasado, Corea del Norte canceló repentinamente las reuniones de las familias separadas en el último minuto. Millones de coreanos siguen estando separados desde la Guerra de Corea, que terminó en un alto el fuego y no con un tratado de paz.
Las dos Coreas han celebrado más de una docena de rondas de estas reuniones desde cumbre histórica en el año 2000 entre el entonces presidente surcoreano, Kim Dae Jung, y el entonces líder norcoreano, Kim Jong Il, reuniendo a más de 21.700 personas separadas desde la Guerra de Corea.