Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Shabaab desmiente la muerte de su jefe de Inteligencia en un bombardeo de Kenia

La milicia islamista somalí Al Shabaab ha desmentido este jueves que el Ejército de Kenia haya matado al jefe de Inteligencia de la formación, Mohamed Karatey, en un bombardeo en el sur del país.
El portavoz de operaciones militares de la milicia, el jeque Abdulaziz Abu Musab, ha dicho que "el objetivo de esta propaganda es aumentar de la moral de los kenianos, que aún están impresionados por el ataque en El Adde, donde murieron cien soldados kenianos a manos de Al Shabaab".
Así, ha recordado que Kenia aseguró en el pasado haber matado a numerosos líderes de la milicia, informaciones que posteriormente resultaron ser falsas, según ha informado la emisora somalí Radio Shabelle.
El Ejército de Kenia ha anunciado que Karatey murió junto a diez comandantes de Al Shabaab y 42 reclutas en un bombardeo ejecutado el 8 de febrero en la localidad de Nadaris.
De acuerdo con el Ejército, el dirigente de Al Shabaab fue el responsable del ataque en enero contra la base de las tropas kenianas en El Adde. El Gobierno de Kenia aún no ha facilitado hasta la fecha un balance de víctimas del asalto contra su base militar.
Según el portavoz del Ejército keniano, coronel David Obonyo, Karatey había acudido a la base de Nadaris para presidir la ceremonia de entrada de 80 nuevos reclutas en el servicio de Inteligencia de Al Shabaab, conocido como Alamnyat, que incluye a terroristas suicidas, expertos en explosivos y espías.
El Ejército de Somalia, ayudado por las fuerzas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), combate a las fuerzas de Al Shabaab --vinculada con la organización terrorista Al Qaeda--, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical.