Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suspenden por una fuerte nevada la búsqueda de los tres sherpas desaparecidos

Cuatro sherpas continúan desaparecidos tras la avalancha en el EverestReuters

Los equipos que están buscando a los tres sherpas desaparecidos tras el alud del pasado viernes en el monte Everest han suspendido su trabajo debido a una fuerte nevada caída que dificulta las operaciones, según han informado las autoridades. Hasta el momento se han recuperado los cadáveres de trece sherpas.

La zona en la que se cree que podrían estar los cuerpos de los tres sherpas aún desaparecidos ha quedado cubierta por una capa de nieve, por lo que es difícil localizar los cadáveres, ha explicado un portavoz del Ministerio de Turismo, Madhusudan Burlakoti, en declaraciones recogidas por el diario 'Himalayan Times'.
Según personal del Campamento Base, los cuerpos podrían estar a entre 80 y 100 metros de profundidad, informa el periódico nepalí 'Kantipur', que califica estos hechos como el accidente más grave ocurrido en el Everest. Los desaparecidos son Pemba Tenji Sherpa, Aash Bahadur Gurung y Tenzing Chhotar Sherpa, han revelado las autoridades.
La avalancha se produjo cuando los sherpas se encontraban a una cota relativamente baja en la montaña, entre el campamento base y el campamento uno, a primera hora de la mañana de este viernes. El mismo viernes fueron recuperados doce cuerpos y otro más fue hallado el sábado por un equipo compuesto por nueve sherpas y tres extranjeros.
Desde que la ascensión fue coronada por sir Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay en 1953, el Everest ha sido escalado por más de 4.000 personas. La ruta en la que se ha registrado la avalancha es la que siguieron los dos pioneros y es una de las más empleadas a día de hoy. En total, han muerto casi 250 personas en el Everest.
El Ministerio de Turismo de Nepal ha concedido permiso para escalar el Everest esta temporada a 334 escaladores extranjeros, frente a los 328 de la temporada anterior. El Gobierno tiene planeado rebajar las tasas a pesar de la elevada afluencia de escaladores en el Everest.
Por cada escalador suele subir un sherpa para ayudarle en el ascenso. Los sherpas suelen ir en vanguardia para preparar el camino, fijar cuerdas e instalar los campamentos. La temporada de ascensos termina en mayo, cuando comienza la temporada de lluvias y niebla, que hacen prácticamente imposible la escalada hasta la cima.
Malestar entre los sherpas
Entre los sherpas, grupo étnico entre los que destacan los escaladores y que históricamente han colaborado con los alpinistas extranjeros que viajan hasta el Himalaya, han surgido algunas voces pidiendo el cierre del Everest para honrar a los fallecidos y han pedido un mayor apoyo a las autoridades nepalíes.
"Me sentiría mejor si todas las expediciones de este año se cancelaran, ya que han muerte entre 15 y 20 personas. Sería un gesto de respeto. Si todos los sherpas lo hicieran, se resolvería el problema", ha indicado Jyagba Sherpa en declaraciones a la agencia de noticias Reuters desde Katmandú.
Otro sherpa, Mingma Sherpa, ha denunciado que de las tasas que cobra el Gobierno a los escaladores --que este año habrían supuesto en torno a 300 millones de rupias nepalíes (unos 2,2 millones de euros)-- no se reinvierte nada en el bienestar de los sherpas. "Los sherpas son la columna vertebral de las expediciones al Everest, pero el Gobierno los tiene abandonados", ha denunciado Mingma Sherpa en declaraciones al 'Himalayan Times'.
Sin embargo, otros sherpas prefieren seguir adelante con las expediciones, que son a menudo su única fuente de ingresos y que les aportan unos 5.000 euros al año en un país que tiene un PIB per capita de apenas 700 euros.
Desde el Gobierno han cedido la decisión a los propios sherpas. "Hemos emitido permisos de escalada. Así que no podemos impedir que suban. Del mismo modo, no podemos obligar a nadie a subir", ha argumentado un responsable del Ministerio de Turismo, Tilakram Pandey.