Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Sisi atribuye a fuerzas "extranjeras" el atentado del Sinaí

El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, ha atribuido a "manos extranjeras" el atentado perpetrado el viernes en la región del Sinaí en el que murieron 31 militares y otros 30 resultaron heridos.
"Tras los atentados del viernes hay manos extranjeras (...). Han tenido apoyo del exterior" en estos ataques que pretenden "quebrantar la voluntad del pueblo y del Ejército", ha afirmado este sábado el mandatario egipcio en declaraciones recogidas por el periódico estatal 'Al Ahram' en su edición digital.
Al Sisi ha realizado estas declaraciones en un acto en el que ha estado presente la cúpula militar y después de reunirse con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, órgano que él mismo presidía antes de convertirse en presidente.
El mandatario ha mencionado la fecha del derrocamiento del presidente Mohamed Mursi, el primero elegido democráticamente de la historia del país. "Desde antes del 3 de julio de 2013 teníamos que elegir si era el pueblo o el Ejército el que se enfrentase al terrorismo. Elegimos que el Ejército hiciera este trabajo", ha indicado. "Hay intentos de distanciar al pueblo y al Ejército. Nadie podrá dividir al pueblo egipcio y a su Ejército", ha asegurado.
Así, ha destacado que a pesar de los últimos atentados "ya se ha hecho mucho para combatir el terrorismo" y ha insistido en la disposición del Gobierno para "adoptar medidas para resolver el problema de la frontera egipcio-gazací y sus raíces".
En el atentado con coche bomba del viernes murieron 31 militares del puesto de seguridad de Karm al Kwadis, en Sheij Zuwaid, donde había dos vehículos de las Fuerzas Armadas. Cientos de policías y militares han fallecido en el Sinaí por la violencia islamista, disparada desde el golpe de Estado de 2013 contra Mursi.