Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sobrevive un niño al estrellarse un avión en el aeropuerto de Trípoli

En el avión, de la compañía libia Afriqiyah, viajaban 93 pasajeros y 11 tripulantes. Han fallecido todos salvo un niño de 10 años y de nacionalidad holandesa. Los primeros cadáveres han empezado a recuperarse. El aparato siniestrado se corresponde con el vuelo 8U771.
Las autoridades libias se han limitado a decir que el niño (en la imagen inferior), con varios huesos rotos, ha sido trasladado al hospital y ha sido intervenido. El ministro de Transporte libio, Mohamed Zidan, ha asegurado que no tiene lesiones de riegos vital. Ahora están trabajando para identificarlo.
De momento se desconocen las causas del siniestro, aunque se ha descartado que se deba a la nuebe de ceniza causada por el volcán islandés. Igualemente también se ha rechazado la posibilidad de un ataque terrorista. Las cajas negras ya han sido recuperadas.
Las autoridades han explicado que las muertes problablemente se produjeran por la colisión, ya que no ha habido incendio alguno.
El aparato ha quedado destrozado en la pista. Solo la parte de la cola ha quedado menos dañada. El fabricante del avión, un Airbus A330-200, ya ha dicho que ayudará en todo lo posible a las autoridades en la investigación.
Aún no ha trascendido la identidad de los muertos, aunque se sabe que había personas de distintas nacionalidades europeas y africanas. En el avión solo viajaban 22 personas de origen libio, entre pasajeros y tripulación. El resto eran extranjeros, entre ellos hay 60 holandeses.
Es probabale que viajaran también ingleses porque en Johannesburgo, el aparto había recogido a pasajeros procedentes de Londres.
La compañía ha creado un centro de información en un hotel en el centro de Trípoli para atender a los familiares de las víctimas.
El avión acumulaba 1.600 vuelos. La compañía, perteneciente al Gobierno, fue creada en 2001 y nunca ninguno de sus aparatos ha sufrido un accidente.
EBP