Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suleiman encabeza una primera sesión de diálogo nacional desde septiembre de 2012 plagada de ausencias

El presidente de Líbano, Michel Suleiman, ha encabezado este lunes la primera sesión del diálogo nacional desde septiembre de 2012, si bien de la misma no ha resultado un diálogo sustancial debido a la ausencia de la mayor parte de las formaciones que integran el Movimiento 8 de Marzo, incluido el partido-milicia chií Hezbolá.
En un comunicado emitido tras el encuentro, los participantes han subrayado que "el incremento de las amenazas israelíes contra Líbano, la procrastinación en la implementación de la resolución 1701 (del Consejo de Seguridad de la ONU), el creciente peligro del terrorismo y los peligros emanados de la crisis siria y la proliferación de armas en manos de los ciudadanos libaneses requieren un acuerdo sobre una estrategia nacional para defender Líbano".
Pese a ello, no se ha debatido la propuesta de defensa presentada en 2012 por Suleiman, centrándose en la necesidad de que exista dicha estrategia, según ha informado el diario libanés 'The Daily Star'. Dicho plan ponía el arsenal de Hezbolá bajo control del Ejército.
"Prefieren entrar en detalle cuando estén presentes los representantes de todos los partidos, particularmente Hezbolá", han indicado fuentes cercanas a la reunión.
El partido-milicia anunció el domingo su boicot a la sesión de diálogo nacional, apenas un día después de que el secretario general de la formación, Hasán Nasralá, apuntara que dicha opción era posible.
"Hemos informado a la Presidencia de que el partido ha decidido no participar en la sesión de mañana", dijo el jefe del bloque parlamentario Lealtad a la Resistencia, Mohamed Raad.
Así, Hezbolá se unió a las Fuerzas Libanesas, el Movimiento Marada, el Partido Democrático Libanés y el Partido Nacionalsocialista Sirio, que tampoco han participado en la jornada de conversaciones.
Las diferencias entre Suleiman y Hezbolá se incrementaron en febrero después de que el presidente describiera la fórmula 'pueblo-Ejército-resistencia' como "madera" o desfasada. En respuesta, el partido-milicia le acusó de no saber diferenciar "entre lo que es oro y lo que es madera".