Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo de Bangladesh confirma la pena de muerte contra el líder del partido islamista Jamaat-e-Islami

El Tribunal Supremo de Bangladesh ha confirmado este miércoles la pena de muerte dictada contra el líder del partido islamista Jamaat-e-Islami, Motiur Rahman Nizami, por crímenes contra la Humanidad durante la guerra de independencia de 1971.
El tribunal ha sostenido que, a finales de la guerra, la milicia Al Badr Bahini, encabezada por Nizami, cometió "crímenes muy graves destinados a degradar la civilización humana", según ha informado el diario local 'The Daily Star'.
Asimismo, ha apuntado que Nizami planificó el asesinato de intelectuales y estuvo involucrado en dos matanzas en 1971, en las que más de 500 personas fueron masacradas en la localidad de Pabna.
Nizami se ha convertido así en el tercer exministro del país en ser condenado a muerte, después de Alí Ahsan Mohamad Moyahid y Salauddin Quader Choudhuri. El líder de Jamaat-e-Islami aún puede reclamar una revisión del fallo del Supremo.
En caso de que no apele o de que la misma le sea denegada, se convertiría en el segundo alto cargo de la milicia Al Badr Bahini en ser ejecutado, después del ajusticiamiento de Moyahid en noviembre de 2015.
Nizami fue condenado a muerte en diciembre por el tribunal de crímenes de guerra de Bangladesh, un fallo que provocó una serie de manifestaciones, algunas de las cuales derivaron en enfrentamientos.
La primera ministra de Bangladesh, Sheij Hasina, creó en 2010 el tribunal de crímenes de guerra para investigar los abusos cometidos durante la guerra de independencia, que dejó tras de sí tres millones de muertos y la violación de miles de mujeres.
La oposición ha denunciado que el Gobierno utiliza esta corte como instrumento político, para atacar a miembros de Jamaat-e-Islami y del toro gran bloque opositor, el Partido Nacionalista Bangladeshí. Human Rights Watch también ha advertido de que los procedimientos no cumplen los estándares internacionales.
Sólo en 2015, más de cien personas han muerto en movilizaciones por los veredictos del tribunal. La última sentencia a Nizami es la primera que se dicta desde la toma de posesión del Ejecutivo tras las elecciones de enero y la décima en total.