Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo decidirá el 17 de junio si acepta más testigos de la Defensa de Suu Kyi

Defensores de la democracia participan en una manifestación fente a la embajada de Birmania en Bangkok (Tailandia), el 11 de junio. Decenas de manifestantes pidieron la puesta en libertad de la principal opositora birmana Aung San Suu Kyi. EFEtelecinco.es
El Tribunal Supremo escuchará el próximo 17 de junio los argumentos de la Defensa de la líder opositora birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, a favor de incluir a dos testigos más por parte de la acusada, según fuentes de la Defensa.
"El Tribunal Supremo anunció la fecha ayer. Tenemos que argumentar nuestra apelación a favor de los testigos ese día", dijo Nyan Win, uno de los abogados de Suu Kyi, según publica hoy la prensa.
La opositora demócrata birmana, hija del prócer de la independencia de Birmania (Myanmar) Aung San, está acusada de violar los términos del arresto domiciliario que cumplía desde 2003, tras la intrusión de un ciudadano estadounidense en su casa.
Los dos testigos que no han recibido permiso para testificar son el periodista y ex prisionero político Win Tin y el subsecretario del partido de Suu Kyi, Tin Oo, que actualmente cumple arresto domiciliario.
Hasta ahora, el tribunal que juzga a la jefa del movimiento democrático birmano ha aceptado los 22 testigos de la acusación y sólo uno de los cuatro que presentó la defensa.
Suu Kyi condenó las injusticias que se cometen en su juicio durante una visita de sus abogados el miércoles pasado y animó a su equipo a seguir la batalla por todos los medios legales.
El martes pasado, sus abogados consiguieron que un juzgado de Rangún aceptase otro testigo y ayer recurrieron a la Corte Suprema para pedir autorización para los dos restantes.
Por su parte, Suu Kyi no tendrá que volver a comparecer en la sala del tribunal especial presidido por dos jueces militares y establecido en el interior de la penitenciaría de Insein, a las afueras de Rangún, hasta el 26 de junio, fecha en la que se reanudará el proceso.
El cargo que le imputan está castigado con una pena máxima de cinco años de prisión, condena que la impediría presentarse a las elecciones parlamentarias de 2010, las primeras que se celebrarán desde 1990.
Birmania está gobernada por un régimen militar desde 1962 y Suu Kyi se ha pasado sin libertad de movimiento 14 de los últimos 20 años.